Adultas y adultos mayores disfrutan a pleno en la colonia municipal del Prado Asturiano

Desde el pasado 15 de diciembre y como ocurre cada año, adultas y adultos mayores asisten a las actividades de la colonia municipal que funciona, al igual que en otros diez espacios, en el Prado Asturiano (Wilde 560). Gimnasia, acuagym, arte, teatro y danzas son algunas de las actividades que hasta el 18 de febrero vecinas y vecinos pueden realizar en el predio.

A la tradicional colonia del Asturiano concurren integrantes de los Centros de Actividades Integrales para Adultos/as Mayores (Caiam) del mismo Prado y de la Vecinal 7 de Septiembre, vecinos del Distrito Noroeste y de los centros de Convivencia Barrial Ludueña y Emaús.

Diversión y compañerismo son las palabras claves que definen a la colonia, de la que participan unos 100 adultas y adultos mayores.

El tradicional punto de encuentro en cada jornada son los parrilleros del predio, donde se comparten mates, charlas y risas. Luego del desayuno, los asistentes se encuentran listos para comenzar con las actividades de gimnasia que tienen en el espacio techado. Tras un breve descanso, comienza la actividad más esperada por todos: acuagym.
Un nido lleno de cariño

Además de las diversas actividades que propone el espacio, quienes asisten a la colonia coinciden en destacar el compañerismo y las relaciones que se generan en el lugar. Lita, de 84 años, contó que se encontró con “profesores maravillosos” y que camina 7 cuadras para ir y volver, pero que no se da cuenta de la distancia que recorre porque le “entusiasma mucho” el lugar. La mujer no sólo asiste en verano, sino que concurre al predio durante el resto del año. “Hacemos viajes turísticos, vamos a estancias hermosas; son estancias que ya no se usan como tales sino como lugares para eventos de comidas donde va la gente muy tranquila, todo por intermedio de la Municipalidad”, mencionó.

Por su parte, Delia (84) hace cinco años que asiste al Prado Asturiano, tanto en invierno como en temporada estival. Sostuvo que cuando está cerrado extraña el lugar y que allí pudo hacer amistades porque hay “gente buena”. “Uno está con la gente, ni mira lo que tiene o lo que no tiene, es la persona lo que vale”, aseguró.

“Gracias a esto y al compañerismo que hay acá, nos cambia la vida”, afirmó Negrita (78), quien desde hace 6 años asiste al lugar y ha comprobado el cambio que les ha producido, sobre todo, a muchas adultas mayores. Además, comentó que no sólo hay actividades de verano, sino también clases de teatro, literatura, manualidades y folclore, aunque su favorita, como la de gran parte de los asistentes, es el acuagym.

En tanto, Susana (72), conocida por sus compañeros como Chichí, no se pierde ninguna de las actividades del Prado Asturiano. “Vengo hace cuatro años y soy muy feliz aquí. Es una verdadera y hermosa unión la que tengo con mis compañeras y compañeros. Acá encontramos amor, cariño, energía, fuerza y estamos siempre muy unidas”, señaló.

“Empece viniendo a los talleres de gimnasia y literatura; después hicimos teatro y coro”, relató la mujer y contó que “hemos actuado en teatros como La Comedia y en el ex Banco Nación, expresamos lo que sentimos”.

“Y en el verano venimos a la colonia. Tenemos folclore, actividades prácticas, pileta y camping, tomamos mates con facturas; es lo más hermoso que me pasó en la vida, porque a esta edad los hijos ya se fueron, y acá encontramos otra vez el nido lleno, porque nos llenamos de cariño, de amistad y de unión verdadera. Entre todos nos ayudamos”, indicó emocionada.
Colonias: espacios de cercanía, convivencia y contención entre pares

La directora de Adultas y Adultos Mayores municipal, María Alcira Scarpone, destacó la importancia de la implementación de políticas públicas de este tipo, surgidas de la demanda de las y los adultos mayores.

“Estas personas participan durante el año de actividades en los Caiam, los Centros de Convivencia y otros espacios municipales, y durante la época de verano se juntan en este lugar alrededor de la pileta, con actividades recreativas y culturales, como danza y arte, además de la actividad física”, expresó.

Asimismo, puntualizó que “hay colonias como ésta en todos los distritos. Todos los grupos que durante el año tienen sus actividades en centros municipales, vecinales, clubes, parroquias y otras organizaciones sociales se encuentran de diciembre a febrero en las colonias, en las que también intervienen las secretarías de Cultura y de Salud, con charlas y otras actividades”.

“Estamos cumpliendo 10 años de la primera colonia, que se hizo en el club Peñarol, en el Distrito Sudoeste. A partir de ahí surgió la idea y se le dio forma a esto, que además era un pedido de los propios adultos mayores, en el sentido de darle continuidad a las actividades durante todo el año”, rememoró Scarpone y subrayó que “es muy importante que el Estado local, en la implementación de las políticas destinadas al sector, escuche las voces de ellos y pueda satisfacer sus deseos y pedidos”.

Entre las principales características de estas intervenciones, la funcionaria valora como prioritarias “la cercanía, la convivencia y la solidaridad que se generan en estos espacios en los que, más allá de la actividad física, la natación, los juegos, tienen la capacidad de generar vínculos, de formar redes de contención y apoyo en una etapa de la vida que se caracteriza por pérdidas en los círculos afectivos, retiro de la actividad laboral, la ida de los hijos del hogar y el achicamiento del entorno familiar. En ese contexto, se generan estos espacios donde ser parte de actividades cotidianas”.

Una de las novedades este año es la inclusión de charlas de Educación Sexual para adultas/os mayores a cargo de la Secretaría de Salud Pública. “¿Por qué negar o invisiblizar la sexualidad de aquella persona que tiene 70 años o más? La sexualidad es parte de toda la vida, está ligada al deseo, es mucho más que la genitalidad, tiene que ver con el afecto, con las compañías, con distintas formas de expresarse. La idea es pensar que somos personas, y que somos personas más allá de la edad. Que tenemos derecho a tener una sexualidad libre, que tenemos derecho a poder educarnos y a compartir con otros libremente, con el deseo de cada uno puesto en juego. No con la obligación de los demás ni con el etiquetamiento ni el prejuicio de los otros”, reflexionó Scarpone.
Fuente: rosarionoticias.gob.ar

You May Also Like