Avanzan con un programa en escuelas locales para prevenir embarazo precoz

CORRIENTES. Con el objetivo de reducir los altos índices de embarazo adolescente que tiene la provincia, comenzó a implementarse en las escuelas un programa de prevención que incluye educación sexual y conserjerías para los alumnos. Ya fueron capacitados 350 docentes de diferentes áreas en el marco del Plan Nacional de Prevención y Reducción del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Enia), donde los ministerios de Salud, Educación y Desarrollo Social trabajarán en forma coordinada y el Programa Provincial de Educación Sexual Integral (ESI). “Este año, el programa se implementará en Capital y Goya, pero el objetivo es que el año que viene se realice en todas las escuelas de la provincia. Ya se capacitó a docentes de gran parte de las escuelas, los equipos ya se han formado y éstos son los encargados de monitorear la implementación de los cuadernillos de Enia que se entregaron a las escuelas”, comentó a NORTE de Corrientes la titular de la Dirección de Servicios Educativos de Prevención y Apoyo (Disepa), Julia Sáez. Hasta el momento, el programa llega al 70 por ciento de las escuelas de la Capital pero desde agosto abarcará a la totalidad. En tanto, desde septiembre comenzará a implementarse en Goya. “Uno de los objetivos de la Nación es bajar los índices de embarazo adolescente no intencional y para ello se diseñó este programa específico. Es muy importante que sigamos trabajando de esta manera articulada entre Salud, Educación y Desarrollo Social”, dijo la funcionaria, y agregó que “no sólo se aborda la educación sexual desde lo biológico, sino también desde los valores, el autoconocimiento, el lugar de la mujer, entre otros”. La provincia se encuentra cuarta entre las jurisdicciones (todas del Norte) que tienen las tasas de fecundidad más altas de niñas y adolescentes de hasta 14 años. Chaco encabeza el ranquin con 5,17, seguido por Formosa 4,16; Misiones con 3,71 y luego Corrientes con 3,19. También se encuentra entre las de mayor fecundidad de adolescentes de entre 15 y 19 años. Mientras que la media nacional es de 64,9; en Corrientes es de 75,8 por mil mujeres. La provincia se encuentra séptima en la escala nacional que encabezan Misiones (91,4), Formosa (90,2) y Chaco (88,3). “Nos dimos cuenta que en las escuelas todavía no se animaban a abordar la cuestión pero hay una ley que lo ampara, además son los chicos los que están pidiendo educación sexual. Es nuestra obligación atender esa situación”, señaló la funcionaria. De acuerdo a los resultados del Operativo Aprender, el 72 por ciento de los estudiantes correntinos de 5º y 6º año manifestó que hay temas o actividades que la escuela debería abordar/enseñar y no lo hace. Entre esos temas, en primer lugar se encuentra la educación, con el 77%. En la actualidad el Estado destina poco más de 38 millones de pesos para que se cumpla la ley de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas. La ESI fue sancionada en el año 2006 pero en la actualidad muy pocas provincias la cumplen en su totalidad, ya que realizan jornadas sobre el tema y no está presente en la currícula.

Plan

Explicaron que desde la Educación Sexual Integral se promueven saberes y habilidades para que las chicas y los chicos puedan tomar decisiones conscientes y críticas en relación al cuidado de su cuerpo, las relaciones con el otro, la sexualidad y sus derechos. Para eso, se capacita a los equipos directivos y docentes, dándoles herramientas y materiales específicos de formación con perspectiva de género y respeto por la diversidad. La Educación Sexual Integral es un derecho de los chicos y las chicas y una obligación de todas las escuelas, que debe ser garantizada por el Estado, tal como lo establece la ley 26.150 de 2006. Las asesorías en las escuelas son espacios de consulta, individuales o grupales, que orientan a los adolescentes en sus inquietudes con información científica y veraz. Se implementan en las escuelas secundarias y se basan en el asesoramiento y orientación a cargo de profesionales en temas como nutrición, violencia de género, salud sexual y reproductiva y consumo problemático de sustancias, entre otros. Este espacio es de demanda espontánea y, de ser necesario, deriva y facilita los turnos a los servicios de salud. El plan estratégico diseñado por la Nación cuenta con cuatro componentes: la concientización social sobre la magnitud del problema del embarazo adolescente (en la Argentina cada año nacen unos 3 mil bebés de niñas madre, menores de 15 años); la educación sexual integral desde la escuela primaria y, fundamentalmente, en la secundaria, la entrega de anticonceptivos (orales, dispositivos intrauterinos e implantes subdérmicos) y, por último, garantizar que en los casos de abuso, la interrupción legal del embarazo se realice en forma segura.

Fuente:nortecorrientes.com

You May Also Like

Deja un comentario