Boca campeón de manera bochornosa

Bochornosa final le da el título al equipo de Rodolfo Arruabarrena. Dos goles en posición adelantada. Coudet se marchó expulsado al igual que Pinola. El azul y oro se quedó con la Copa Argentina.Campeon No

Boca logró un polémico triunfo sobre Rosario Central en la fría noche del Mario Kempes. Los boquenses se impusieron 2-0 con dos goles viciados de nulidad. El “Xeneize” se quedó con la Copa Argentina.

La vergüenza tiñó la gran final. Boca Juniors, flamante campeón argentino, encaró en la ciudad de Córdoba al notable Rosario Central, en un partido marcado por la fricción y horrores del referí Diego Ceballos, que favoreció claramente al equipo de la Ribera.

Comenzaron con todo. Ambos equipos, desde el pitazo inicial, fueron al frente en busca del tanto. Primero fue Boca quien intentó romper el cero, dominando, corriendo y empujando a un “Canalla” que los estaba estudiando.

Central comenzó a salir a toda velocidad, y en el primer intento, el volante boquense Pablo Pérez ligó la amarilla por una dura falta.

El estado del campo era malo, debido a la lluvia, conspirando contra el libre desarrollo del partido.

Los rosarinos, de a poco, fueron tomando el dominio territorial y empezaron a gravitar por medio de la velocidad de Larrondo y la experiencia del capitán Marcos Ruben.

Transcurrían 19’, y otra vez, Boca vuelve a sumar un amonestado: Marcelo Meli. La brega se jugaba con mucho corazón e intento de poner la pelota en un resbaloso piso.

Larrondo, a los 25’, sumaba la primera amarilla para Central, Musto, cinco minutos después, también era amonestado, rematándola a los 35’ Víctor Salazar.

Los dirigidos por Eduardo Coudet tenían la manija del encuentro y a los 36’ se desató la primera polémica; centro al área de Boca, cabezazo de Marcos Ruben y gol de Central, pero el línea lo anuló por una posición adelantada de Larriondo. Luego de ver la jugada mil veces, se le pudo dar la derecha al referí Diego Ceballos por haber anulado la conquista. Coudet se fue expulsado por insultar airadamente al árbitro.

El segundo tiempo arrancó con más fricciones que fútbol. Central empujaba y Boca contragolpeaba. Iban 9’ cuando el juez sancionó un penal inexistente, ya que la falta fue un metro afuera del área, y el uruguayo Nico Lodeiro ponía el 1-0 para los boquenses.

Los “Canallas” no daban nada por perdido, pese a la indignación de la conquista de su rival, y con el corazón fue a buscar el equilibrio. Agustín Orión le sacó del ángulo un notable cabezazo a Ruben.

El tiempo estaba por cumplirse, Central se fue todo adelante en busca del empate y dejó espacios. De contra, Boca metió el segundo gol, en un enorme offside de Andrés Chávez. Boca Juniors se llevó un inmerecido título.

Pinola vio la roja a los 90’+2, dejando a Central con 10.
Fuente: tribunero.com

You May Also Like