Canciller de Brasil llama a Bolivia a aprender de su país

Tras la polémica destitución de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff, el ministro de Exteriores del ahora mandatario de Brasil, Michael Temer, José Serra, defendió el proceso y respondió a las críticas de Ecuador y Bolivia afirmando que “podrían aprender a hacer democracia” con base a lo que ha pasado en su país.

“Está claro que el ‘impeachment’ (destitución) es un proceso traumático, siempre, en un régimen presidencialista. En el parlamentarismo el cambio de gobierno es la solución, no el problema. Pero en el presidencialismo, cualquier cambio, de gobierno mismo, es traumático siempre”, reconoció Serra en una entrevista con el diario español El País.

Sin embargo, el Canciller afirmó que el proceso de destitución contra Rousseff era “inevitable” porque “hubo una transgresión, gastos no autorizados por el Presupuesto. Es un delito, y la Justicia lo respaldó”, afirmó en una entrevista realizada en Hangzhou (China), donde se realiza la cumbre del G20 desde ayer.

Rousseff recurrió ante el Supremo la decisión aprobada el anterior miércoles por el Senado, –por 61 votos a favor y 20 en contra– de deponerla.

Mientras organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington, expresaron su “preocupación”; Ecuador, Bolivia y Venezuela anunciaron tomar medidas respecto a sus representantes diplomáticos en Brasil como una muestra de su rechazo a la medida en contra de Rousseff.

Pero para Serra las críticas se deben a que esos tres países buscan distraer de sus problemas internos al referirse a lo sucedido en Brasil.

“Yo creo que particularmente Bolivia y Ecuador podrían aprender a hacer democracia con lo que ha pasado en Brasil. Y lo de Venezuela es pura provocación. Yo creo que el régimen venezolano no merece ningún respeto, porque es un régimen antidemocrático que desorganizó el país”, sentenció.

El presidente Evo Morales advirtió que convocaría a su embajador en caso de darse “golpe” en Brasil.

MOVILIZACIONES
Miles de brasileños volvieron a concentrarse ayer en el centro de Sao Paulo para mostrar su descontento con el gobierno de Temer cumpliendo el séptimo día consecutivo de protestas ciudadanas que se concentran en la avenida Paulista, considerada el corazón financiero de Brasil.

Serra calificó las protestas en Brasil como “muy pequeñas.Llaman la atención, pero no son prácticamente nada”.
Fuente: correodelsur.com

You May Also Like