CFK, a indagatoria por lavado y sobornos

El juez Claudio Bonadio citó a declarar a la expresidenta y a sus hijos, Máximo y Florencia, en el marco de la causa Los Sauces, que investiga los delitos de blanqueo de capitales y cohecho. También fueron llamados los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López. Corrupción K, contra las cuerdas

“Sin paz”: así podría llamarse la novela judicial que se encuentra atravesando en la actualidad la expresidenta Cristina Fernández. Tras su implicación en la causa dólar futuro, que la tiene al borde del knock-out, ayer el juez federal Claudio Bonadio citó a indagatoria a la exmandataria y a sus hijos, Máximo y Florencia, por la posible comisión de los delitos de lavado de activos y sobornos en el manejo de la sociedad hotelera Los Sauces.

La fecha fijada para que la exjefa de Estado se presente en los Tribunales de Comodoro Py es el próximo 7 de marzo a las 9 de la mañana, mientras que sus hijos deberán concurrir un día antes a prestar declaración indagatoria ante el magistrado que ha convertido la vida de esta familia en un peregrinar tribunalicio.

Pero los Kirchner no irán solos al estrado judicial, ya que Bonadio además citó a los empresarios emblema de la corrupción oficial durante la pasada década, como lo son Lázaro Báez y Cristóbal López. Además, llamó al socio del zar del juego K, Fabián de Souza, al contador Osvaldo Sanfelice, de la empresa Negocios Inmobiliarios, y a otro grupo de imputados.

También fueron citados a indagatoria la sobrina de la expresidenta, Romina Mercado, el contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, y los tres escribanos que actuaron en operaciones de la empresa, Leandro Albornoz, Jorge Ludueña y Norma Abuin.

Incompatibilidades

La causa judicial, que fue iniciada por la diputada nacional por el GEN, Margarita Stolbizer, muestra cómo la sociedad hotelera fue creada en el año 2006. Habiendo sido CFK presidenta en ese momento, habría cometido negociaciones incompatibles con la función pública, ya que ejercía la primera magistratura y a la vez conducía Los Sauces junto con sus hijos, donde se le alquilaban complejos habitacionales a los empresarios favorecidos con la obra pública.

Se apunta a su vez a la familia Kirchner por presunto enriquecimiento ilícito y falsificación de documentos públicos, con la lupa en los alquileres de inmuebles de la firma a las empresas Inversora M&S y Alcalis de la Patagonia -propiedad de López- y Valle Mitre, Loscalzo y Del Curto, Kank y Costilla, de Báez.

Según consta en el expediente, Los Sauces facturó casi el 90% de sus alquileres de complejos habitacionales a las empresas de los empresarios K: a López unos $15.334.484 y a Báez unos $5.662.121, en lo que, se estima, se habría pautado el pago de sobornos y el blanqueo ilícitos de capitales.

Claves de un caso caliente

Para citar a indagatoria a la expresidenta Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia, el juez federal Claudio Bonadio se basó en las graves irregularidades que fueron detectadas en la investigación. Las mismas dan cuenta de que desde Los Sauces se habría registrado una serie de maniobras ilícitas que estarían relacionadas “con el lavado de activos de origen delictivo, cohecho, omisión de información en las declaraciones juradas de la sociedad, falsificación de documentos públicos, entre otras”.

Además, se afirma que Lázaro Báez en 2007 construyó al menos tres módulos del hotel Los Sauces y, como forma de pago, el empresario recibió un terreno que CFK había adquirido como tierra fiscal en 2005, aunque ese predio jamás estuvo registrado a nombre del dueño de Austral Construcciones.

Se sostiene que tanto Cristina como Báez buscaron “simular” un acuerdo comercial, por lo cual afirman que debe investigarse el origen del dinero que, según entienden, deriva de la plata sucia de la corrupción que se dio con la obra pública digitada desde el Ministerio de Planificación Federal, el cual se encontraba a cargo de Julio de Vido.

Una investigación de larga data

El expediente judicial que viene llevando adelante el juez federal Claudio Bonadio ha tenido desde el momento en que los Kirchner dejaron el poder una reactivación muy grande, poniendo a la expresidenta contra las cuerdas.

Vale recordar que en los últimos meses el magistrado ordenó el allanamiento de las administraciones de consorcios de dos departamentos en la zona porteña de Puerto Madero, propiedad de la exjefa de Estado, y del departamento donde vive Florencia Kirchner en el barrio de Constitución.

Además, quedaron en la mira dos lotes en El Calafate, otros dos en Río Gallegos, uno en El Chaltén y la casa de CFK en Río Gallegos. Según la investigación, la mayor parte de estas propiedades fueron alquiladas a las empresas de Báez y López, principales beneficiarios de la obra pública.

Calendario K en Tribunales

1° de marzo Deberá declarar el administrador de la familia Kirchner, Osvaldo Sanfelice

2 de marzo El zar del juego K, Cristóbal López, rendirá cuentas ante la Justicia

3 de marzo Lázaro Báez dejará su prisión en Ezeiza para presentarse en Tribunales

6 de marzo Será el turno de los titulares de Los Sauces: Máximo y Florencia Kirchner

7 de marzo La expresidenta volverá a encontrarse con el juez Claudio Bonadio
Fuente: diariohoy.net

You May Also Like