China va a contracorriente en un mundo de rentabilidad negativa

Mientras los inversores arrastran las rentabilidades de los bonos mundiales a un mínimo récord, China nada a contracorriente.

La rentabilidad del bono del Tesoro chino a diez años ha ganado 13 puntos básicos en lo que va de año, hasta el 2,95 por ciento el lunes, el único incremento entre los bonos soberanos con vencimiento similar de las 15 principales economías del mundo. Los inversores están vendiendo bonos chinos por el temor a que una subida de la inflación, una estabilización del crecimiento y el sobrecalentamiento del mercado inmobiliario frenen nuevas medidas de flexibilización monetaria.

Fidelity International e Insight Investment Management Ltd. dicen que los inversores se están perdiendo la oportunidad de comprar deuda china a precios bajos en momentos en que el país abre su mercado de US$8,5 billones a los fondos internacionales y el debilitamiento de la economía da lugar a más estímulo. El diferencial entre la rentabilidad de China y la de los títulos del Tesoro estadounidense alcanzó el mayor nivel en diez meses la semana pasada debido al incremento de la demanda de activos refugio por la posibilidad de una salida del Reino Unido de la Unión Europea.

“A corto plazo se pueden obtener unas rentabilidades ligeramente más altas, pero estructuralmente la economía sigue en una trayectoria de desaceleración gradual”, dijo Robert Simpson, gestor de carteras de Insight Investment, uno de los primeros inversores en registrarse en un programa nuevo que permite compras de bonos interbancarios sin cuotas. China es un mercado “en el que los inversores internacionales invierten poco” y ofrece “rentabilidades positivas reales, lo que no se consigue en muchos sitios”, dijo Simpson.

Rentabilidades negativas

Los bonos soberanos de todo el mundo han registrado el mejor comienzo de año en más de dos décadas por el temor de los mercados a un enfriamiento de la economía mundial, lo que ha arrastrado las rentabilidades de la deuda a diez años de Alemania, Japón y Suiza por debajo de cero. En el mismo período el precio de la deuda soberana china registró la mayor caída desde 2009. La rentabilidad de la deuda con vencimiento en 2026 aumentaba tres puntos básicos el martes al 2,97 por ciento, el mayor nivel en dos semanas.

Los inversores mostraron su rechazo a los bonos del país en enero -con una caída de la rentabilidad de la deuda con vencimiento en 2026 a un mínimo de siete años- debido a las expectativas del mercado de que el Banco Popular de China se abstendría de aplicar nuevas medidas de estímulo por la caída del yuan. Los precios al consumidor aumentaron un 2,3 por ciento en febrero, la mayor subida desde mediados de 2014, por el auge del sector inmobiliario en las principales ciudades del país.

El nerviosismo de los mercados se agravó con la rebaja de la perspectiva para la calificación crediticia de China por las agencias Moody´s Investors Service y S&P Global Ratings en marzo. Por su parte, el banco central no ha bajado los tipos de interés desde octubre. Fidelity dice que es positivo que el mercado de bonos chinos vaya a contracorriente del resto del mundo.
Fuente: eldia.com.do

You May Also Like