Científicos develan los secretos del zumbido de la Tierra

Es un zumbido bajo e incesante de origen incierto que suena imperceptiblemente bajo nuestros pies, imposible de escuchar con oídos humanos. Una vez, un investigador lo describió a HuffPost como el sonido de la estática en un televisor viejo, ralentizado 10,000 veces.

Es reconfortante pensar en la Tierra como sólida e inamovible, pero eso es falso. El mundo vibra, se estira y se comprime.

“La tierra está sonando como una campana todo el tiempo”, dice Spahr Webb, un sismólogo de la Universidad de Columbia.

El zumbido está en todas partes. Sus frecuencias ultrabajas se han registrado en la Antártida y en Argelia y, como anunció hace unos días la Unión Geofísica Americana, en el suelo del Océano Índico. Aún no sabemos qué lo causa. Algunos han teorizado que es el eco de las olas del océano en colisión, o los movimientos de la atmósfera, o las vibraciones nacidas tanto del mar como del cielo.

Pero si pudiéramos escuchar esta música con más claridad, dicen los científicos de todo el mundo, podría revelar profundos secretos sobre la tierra debajo de nosotros, o incluso enseñarnos a planear sobre planetas alienígenas.

Suena a diferentes frecuencias y amplitudes, por diferentes razones. Los terremotos son como enormes explosiones de gong. Cuando un enorme terremoto golpeó Japón en 2011, recuerda Webb, el globo siguió sonando durante un mes después. La gente que estaba sentada al otro lado del mundo se movía hacia arriba y hacia abajo un centímetro, aunque tan lentamente que no sentían nada.

En 1998, un equipo de investigadores analizó los datos de un gravímetro en la Antártida oriental y se dio cuenta de que algunas de estas vibraciones nunca se detienen.

“Descubrieron características en los datos que sugerían… señales continuas”, relató un investigador de la Universidad de California en 2001. Estas ondas sísmicas oscilaron entre 2 y 7 milihercios, miles de veces más bajas que el rango de audición humana, y continuaron interminablemente, independientemente de los terremotos.

El fenómeno se hizo popularmente conocido como el “zumbido de la Tierra”.

Webb fue uno de los muchos investigadores que buscaron la causa del zumbido en el siglo XXI. En su opinión, algunas interacciones entre la atmósfera y el suelo sólido causaron temblores, aunque descarta la idea.

Más bien, sostiene Webb, la investigación más reciente sugiere que la causa principal son las olas oceánicas: “golpear el fondo del mar prácticamente en toda la Tierra”.

Algunas veces, las olas que chapotean en direcciones opuestas se cruzan, enviando vibraciones a lo profundo de la corteza terrestre. A veces, una ola en una costa poco profunda en algún lugar ondea sobre el áspero suelo marino y agrega sus propias frecuencias al zumbido.

“Creo que nuestro resultado es un paso importante en la transformación del ruido misterioso en una señal comprendida”, comenta un oceanógrafo del Instituto de Investigación Francés para la Explotación del Mar a Live Science después de publicar un documento de 2015 que detalla las teorías de las olas oceánicas.

Cualquiera que sea el origen, el resultado es una armonía de frecuencias ultrabajas que resuenan casi idénticamente en todo el mundo, y eso es potencialmente invaluable para aquellos que quieren saber qué sucede debajo de su superficie, donde los giros del núcleo y las placas tectónicas cambian.

Los científicos ya miden qué tan rápido viajan las ondas del terremoto a través de diferentes regiones del subsuelo para hacer mapas subterráneos detallados.

Pero los terremotos ocurren al azar y brevemente, como relámpagos en una noche oscura. Una vibración constante y uniforme podría actuar como un reflector en el inframundo.

Algunos investigadores creen que el zumbido se extiende hasta el núcleo de la Tierra, y algunos incluso han fantaseado con el uso de zumbidos en otros planetas para trazar la geografía alienígena.

Y, sin embargo, todavía estamos empezando a entender el zumbido de nuestro planeta. Y los científicos han estado limitados durante años porque solo sabían cómo medirlo desde la Tierra, mientras que casi las tres cuartas partes del mundo están bajo el agua.

Ahí es donde entra en juego un equipo dirigido por investigadores franceses, como se describe en un artículo publicado en la revista de la Unión Geofísica Americana.

Los científicos recogieron datos de estaciones de sismómetros que se habían colocado en el Océano Índico cerca de Madagascar hace varios años. Estas estaciones debían estudiar los puntos calientes volcánicos, nada que ver con el zumbido, pero el equipo ideó un método para limpiar los datos de las corrientes oceánicas, las olas, las fallas y otros ruidos.

Ellos “pudieron reducir el nivel de ruido a aproximadamente el mismo nivel que una estación terrestre tranquila”, según dice la Unión Geofísica en un artículo.

Y cuando terminaron, se quedaron con la primera grabación subacuática del zumbido.

Alcanzó un máximo entre 2.9 y 4.5 milihercios, un rango más estrecho que los primeros investigadores del zumbido registraron en la década de los noventa. También fue similar a las mediciones tomadas desde una estación terrestre en Argelia.

Entonces, hay más evidencia de que el zumbido llega hasta el final de la Tierra.
Un especialista explicó que es la fiebre amarilla y como prevenirla
Fuente: agenciafe.com

You May Also Like

Deja un comentario