Círculo vicioso: Cae la demanda de dinero y presiona aún más a la inflación

De acuerdo al Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la inflación de julio/2018 fue de 3%, acumulando casi el 20% en los primeros siete meses de este año. En este sentido, la institución gremial que tiene dependencia en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) advierte por un alza generalizada de los precios del orden del 35,5% a diciembre de 2018.

En tanto, el Banco Central comunicó que la base monetaria registró el mes pasado una expansión de $23.177 millones lo que implica una tasa de crecimiento interanual del 30,5% (4,2% mensual) mientras que la demanda de circulante de la gente creció al 18,1% interanual (3,7% mensual). Vale señalar que en el último trimestre (mayo-junio-julio) la base mantuvo un ritmo de crecimiento interanual por encima del 30% por lo que la inflación difícilmente muestre, por lo pronto, una desaceleración de los actuales niveles.
FMI inspecciona la economía argentina.

De acuerdo al Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la inflación de julio/2018 fue de 3%, acumulando casi el 20% en los primeros siete meses de este año. En este sentido, la institución gremial que tiene dependencia en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) advierte por un alza generalizada de los precios del orden del 35,5% a diciembre de 2018.

En tanto, el Banco Central comunicó que la base monetaria registró el mes pasado una expansión de $23.177 millones lo que implica una tasa de crecimiento interanual del 30,5% (4,2% mensual) mientras que la demanda de circulante de la gente creció al 18,1% interanual (3,7% mensual). Vale señalar que en el último trimestre (mayo-junio-julio) la base mantuvo un ritmo de crecimiento interanual por encima del 30% por lo que la inflación difícilmente muestre, por lo pronto, una desaceleración de los actuales niveles.
Registrarme a las Alertas de Urgente24.

Según la autoridad monetaria que dirige Luis Caputo, en julio, que suele ser de mucha demanda por las vacaciones de invierno y el medio aguinaldo de los empleados en blanco, registró la fuerte suba de las tasas de interés y los encajes bancarios, desacelerando el crecimiento de los agregados monetarios: la base pasó de crecer del 31,5% al 30,5%, mientras el circulante pasó del 21,2% al 18,1% y el agregado M2 privado del 23% al 21%.

¿Qué ocurre si cae la demanda de dinero?

En un artículo de 2014 del economista Miguel Ángel Boggiano, lo cual da cuenta del problema no resuelto de los K por los M, advirtió: “el juego entre oferta y demanda de dinero podría empeorar el contexto inflacionario. Es decir, un escenario que conjugue simultáneamente más emisión y menos demanda de pesos podría terminar conduciendo la inflación por encima del 40% interanual. Por el lado de la emisión monetaria el escenario está más claro.

En este marco, es condición necesaria que el público absorba (demande) toda la expansión misión monetaria para que la inflación no se acelere. Por el contrario, si el BCRA emite más pero el público quiere cada vez menos pesos, la inflación se acelerará.

En síntesis, la demanda de dinero será la variable clave a la hora de determinar la tasa de inflación futura”.

Roberto Cachanosky, en un análisis publicado en Infobae el 17 de julio de 2018, consideró: “esa demanda de dinero puede ser constante, aumentar o, incluso, tender a disminuir casi a cero cuando se entra en procesos inflacionarios agudos.

Lo que tiene que quedar en claro es que cuando alguien demanda dinero está demandando saldos monetarios no remunerados. Si con su dinero alguien compra un bono o hace un depósito a plazo fijo, no está demandando dinero, está demandando activos financieros ofreciendo dinero a cambio. Entrego pesos a cambio de una Lebac.

Por eso, cuando se aumenta la tasa de interés para “mantener” estable la demanda de moneda se está cometiendo un disparate conceptual. No aumenta la demanda de saldos monetarios, aumenta la demanda de Letras del Banco Central y, en todo caso, la oferta de moneda. Ofrezco pesos (cae la demanda de moneda) por Lebac que es un instrumento financiero”.

El pasado lunes 7/08, el empresario y economista Orlando Ferreres explicó parte de la incertidumbre que se vive en el mercado: “Hay que bajar 12 puntos de déficit fiscal. Están bajando sueldos pero hay que bajar el gasto y no se sabe cómo lo van a hacer porque más dinero a los jubilados no le podés sacar”.

Es decir, de no bajar la emisión monetaria para solventar el gasto fiscal y caerse la demanda de dinero por motivos diferentes, Argentina podría ir a un proceso que acelere aún más la inflación, difícil de controlar. De hecho, sectores de la economía reflejan suba de precios de manera descontrolada, como el caso de combustibles, harinas y carnes.

“Existe el riesgo que tengamos una hiper, ¿puede ser una tormenta perfecta? Sí, porque el déficit fiscal son 10 puntos del PIB y el año que viene el agujero fiscal financiero son 87.000 millones de dólares. Con los 35 que tenemos del FMI hay que ir a buscar 52 mil millones de dólares en un contexto donde Estados Unidos sube la tasa de interés y aprieta la política monetaria”, ultimó el economista “liberal libertario” Javier Milei.
Fuente; urgente24.com

You May Also Like

Deja un comentario