Conmociona a La Plata el caso ‘Qunita’

Los diarios Hoy y El Día enfocan la conexión de empresarios platenses con el Plan Qunita, a partir de la decisión del juez federal Claudio Bonadío de procesar a exfuncionarios nacionales, entre otros a los ex ministros Aníbal Fernández y Juan Manzur (hoy gobernador de Tucumán), y empresarios por supuestos “sobreprecios” y armar una “licitación a medida” en el Plan Qunita.Qunita

Mientras El Día anuncia en su portada “Procesamiento y escándalo por el Plan Qunita, con raíces en La Plata”; el diario Hoy hace foco sobre Aníbal Fernández y señala “Una morsa procesada”, para resaltar que “es por los presuntos sobreprecios y licitaciones direccionadas para favorecer a empresas sin experiencia en la construcción de cunas. Tal como reveló Hoy, al menos 4 de ellas eran compañías fantasmas y tenían domicilio legal en La Plata.

Agrega: “el juez federal Claudio Bonadío procesó al exjefe de Gabinete, Aníbal ‘La Morsa’ Fernández; a los ex ministros de Salud, Juan Manzur (actual gobernador de Tucumán), y Daniel Gollán; y al exviceministro de Salud, Nicolás Kreplak, por los supuestos delitos de ‘fraude’, ‘abuso de autoridad’ y ‘violación de deberes de funcionario público’, en el marco de esta causa iniciada a raíz de una denuncia de la legisladora porteña por Confianza Pública, Graciela Ocaña”.

El diario recuerda que “en una investigación publicada el 10 de octubre del año pasado, el diario Hoy reveló que cuatro empresas que resultaron beneficiadas por la licitación del Plan Qunita estaban radicadas en La Plata y eran fantasmas (al no contar con una sede) o funcionaban en locales extremadamente pequeños, sin capacidad para prestar servicios por 120 millones de dólares para la construcción de kits maternales”.

Resalta que “para esas compañías, que en 2014 declararon ganancias irrisorias, su ingreso al programa K significó un salto de hasta el 3.675% en sus balances”.

Detalla que “las beneficiarias con domicilio legal en La Plata eran: Delta Obras y Proyectos S.A. (que recibió del Estado $29.991.000), Compañía Comercial Narciso S.R.L ($29.760.500), Grupo Diela S.R.L ($39.780.000) y Dromotech S.A. ($49.984.000). Excepto Diela, que se presentaba como una pequeña tienda de indumentaria deportiva en la calle 48, todas eran casas de familias, sin apariencia comercial ni identificación en su fachada”.

El Día destaca que “entre los empresarios, fueron procesados los platenses María Victoria Flores, Martín Miranda, Leandro Nicolás Flores y Diego Luis Romero. Se les dictó, en cambio, la falta de mérito a Evangelina Gamero, Stella Maris Santiago y María Paula Escudero”.

Según El Día, “La compra fue adjudicada a las empresas platenses Grupo Diela SRL (dedicada al rubro librería y bazar); Delta Obras y Proyectos S.A. (dedicada a la construcción); Compañía Comercial Narciso SRL (del rubro impresiones y publicidad) y Dromotech S.A (dedicada a productos informáticos, construcción y logística). (…)”

No era un negocio de poca monta. La autorización de compra, firmada por Gollan como ministro de Salud y Aníbal Fernández como jefe de Gabinete, fue por un valor de $ 7.800 cada uno de los kits. El juez reunió documentación que probaría que, en el mercado, el kit valía mucho menos. El propio ministerio de Salud había estimado un costo de $4.500 por kit y la SIGEN, menos de $4.100; casi la mitad de los casi 8.000 por los que compraron. A la empresa Delta le encargaron 3.900 kits por un total de casi $30 millones; a Compañía Narciso, 3.850 kits por otros 30 millones de pesos; a Grupo Diela, 5.100 kits por casi $40 millones; a Dromotech, 6.400 kits por casi $50 millones; a Fibromad, 5.750 kits por casi $45 millones y a Fasano, 115 mil kits por más de $900 millones.

El juez destacó: “Además de que 4 de las empresas eran de la ciudad de La Plata, que sus ofertas eran casi idénticas y que las cantidades de kits que proveerían daban sugestivamente el exacto número final de 140 mil, quedó comprobado que estas 6 empresas compraron gran cantidad de los productos que conforman el kit Qunita y/o los materiales necesarios para su confección, en los mismos proveedores. No sólo lo hicieron en los mismos lugares sino que lo hicieron el mismo día, lo que se observa en las facturas de compra que resultan en muchos casos correlativas. Y no sólo compraron los mismos artículos, en los mismos proveedores, muchas veces el mismo día, sino que también contrataron a la misma empresa para el armado y entrega de los kits al ministerio de Salud”.

Como si los sobreprecios y el direccionamiento en la licitación no hubiesen sido graves, los mismos favorecieron a compañías sin experiencia en el rubro maternal. El resultado fue la construcción de cunas “precarias”, con “bordes afilados y aristas peligrosas”, tal como determinó el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que detectó que los kits de Qunita “podrían ser inseguros” para los bebés, según informó Hoy en su edición del lunes 15/02. Por esto, el Ministerio de Salud de la Nación dispuso que se discontinúe con la entrega de las bolsas de dormir y las cunas. En tanto, el gobierno bonaerense adhirió a la medida y, por orden de la ministra de Salud, Zulma Ortiz, suspendió el plan en hospitales y maternidades de la Provincia. Fuente: urgente24.com

You May Also Like