Cristina a Bonadio: “Soy víctima de una persecución sin antecedentes”

“Soy objeto de una persecución judicial sin antecedentes, que se extiende a mis hijos”, dijo Cristina Kirchner en el escrito que le entregó esta mañana al juez federal Claudio Bonadio en los tribunales de Comodoro Py, de donde se retiró pasadas las 9.25 sin hacer declaraciones.

La ex presidenta pidió su sobreseimiento en la llamada causa “Los Sauces”, en la que se la acusa de haber cobrado retornos de parte de empresarios concesionarios de obras públicas a través del alquiler de inmuebles que administraba la firma de la ex familia presidencial. “Los contratos de alquiler son reales y genuinos”, aseguró.

Además, se quejó de “las vueltas” de la “calesita judicial” y sostuvo que “tras el cambio de gobierno, a finales de 2015 y principios de 2016, se armaron” en su contra “dos causas -comúnmente denominadas ‘Dólar Futuro’ y ‘Los Sauces’-“.

“En todos los casos se trata de causas iniciadas por legisladores opositores a mi Gobierno, que luego fueron ampliamente difundidas a través de un aparato de propaganda que sólo registra comparaciones con el que tuvieron a su disposición gobiernos totalitarios”, afirmó.

En ese sentido, Cristina anticipó lo que podría ser su estrategia judicial al afirmar que hace “expresa reserva de acudir ante la Cámara Federal de Casación Penal, la Corte Suprema de Justicia de la Nación y los Organismos Internacionales de Derechos Humanos por las vías legales pertinentes” por las causas en su contra.

Con la llegada de Cristina a los tribunales, hubo un amplio operativo de seguridad. El ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli, se quejó en declaraciones periodísticas de la cantidad de gendarmes y efectivos, al considerar que se trató de “una provocación de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich”.

Es que varios dirigentes quisieron acompañar a Cristina en los tribunales pero no les permitieron el ingreso y se quedaron detrás del vallado perimetral que fue instalado en todo el frente del edificio de Comodoro Py 2002. En los alrededores de los tribunales había unos 400 gendarmes y casi 200 efectivos de policía federal.

El ingreso de la ex Presidenta fue junto a su abogado Carlos Beraldi y -como estaba previsto- por la puerta lateral del edificio a través de una calle trasera a los tribunales. El cuarto piso donde Bonadio tiene su despacho estuvo bloqueado parcialmente para evitar el acceso a la prensa.

En las adyacencias del edificio se concentró desde temprano un grupo de militantes que aguardaban la llegada de Cristina, entre ellos el dirigente del partido MILES Luis D´Elía.

Como contó LPO, Cristina ya había pedido por las redes sociales a sus seguidores que no concurran a la sede judicial y que, en cambio, asistan a la marcha convocada por la CGT y la CTA para esta tarde en el centro porteño.

En la esquina de la avenida Antártida Argentina y la calle Letonia, a un costado de la sede del Correo Argentino, los manifestantes se agolpaban con pancartas y banderas, delante de una valla humana de efectivos de la Gendarmería.

También rodeaba al edificio de Comodoro Py un cordón de uniformados de la Prefectura Naval y algunos efectivos de la Policía de la Ciudad.

Entre los seguidores de la ex mandataria se encontraban, al igual que ayer en la indagatoria de Florencia y Máximo Kirchner, Andrés “Cuervo” Larroque, Andrés Cabandié y Martín Sabbatella.
Fuente: lapoliticaonline.com

You May Also Like