Debo superarme cada día

Para ser capaces de marcar la diferencia tenemos que superarnos cada día, romper nuestro techo, nuestros límites. Tenemos que crecer en carácter e inteligencia, para que cuando alcancemos nuestro sueño podamos disfrutarlo.

Por eso, es necesario que nos preparemos, investiguemos, tomemos cursos y seminarios del tema que nos interesa para que nuestro sueño no crezca más que nosotros.

Si estás soñando con un negocio o un proyecto independiente, tenés que hacerte una pregunta fundamental: ¿en qué cosas tengo que enfocarme para que me vaya bien?

En primer lugar, tenés que comenzar con una buena planificación, anotar las ideas y armar un plan de acción. Es aconsejable adquirir el hábito de escribir nuestras metas y revisar el estado de avance periódicamente. Esto lo podemos hacer simplemente llevando un cuaderno siempre con nosotros, y así, a medida que vayamos aprendiendo en el camino, podremos ir modificando las estrategias.

Otro punto muy importante es tener la visión puesta en la línea de llegada. Esto será de gran utilidad para inspirarnos y continuar en la carrera a pesar de los obstáculos que se nos puedan presentar. Tenemos que imitar las cosas buenas y derribar la burocracia mental.

Lo más difícil cuando tenemos un sueño o un proyecto es el comienzo, pero una vez que nos alineamos a la pista, nada podrá detenernos. Tenemos inteligencia, voluntad y dominio propio para llegar a la zona de éxito.

Inteligente no es el que lo sabe todo, sino el que sabe dónde buscarlo. Por eso, tenemos que enfocarnos en nuestro sueño y tener un mentor, alguien que llegó a donde queremos llegar. ¡Siempre tenemos que buscar el consejo de quien está delante de nosotros en la carrera!

Para prepararse psicológicamente para una sesión de entrenamiento, los atletas comúnmente se imaginan teniendo un entrenamiento exitoso. Vos podés hacer lo mismo antes de hacer una tarea aburrida o difícil. Además de imaginarte el resultado, también necesitás ver cómo llegar a él. Para alguien que se sienta en una oficina, el ensayo mental tiene que ver más con planear la tarea o dividirla en partes más pequeñas y fáciles de manejar. Iniciá tu día haciendo una lista de pendientes que incluya todo lo que necesitás hacer para cumplir tus metas, después dividilas de tres en tres y tomá un descanso entre cada set.

Quizás alguien te puso límites y te dijo qué tan alto ibas a llegar; sin embargo, siempre vas a tener la capacidad de seguir creciendo y de ir cada día por más. No tenés que ser el mejor de todos, pero sí el mejor que puedas ser. ¡Aprendé a quererte y a crecer hasta alcanzar tu sueño y disfrutar de él! Por Bernardo Stamateas. Fuente: semanario.perfil.com

You May Also Like