Echegaray sumó a la AFIP al contador del Rey de la Efedrina y lo envió a Orán

Durante la gestión de Ricardo Echegaray al frente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), hizo incorporar en 2015 a Roberto Guerini, vinculado desde antes con Mario Segovia y procesado por narcolavado. Guereni es considerado el contador del Rey de la Efedrina y la AFIP lo destinó a una de las fronteras más calientes del país: Orán (Salta), la ciudad del narcotráfico y del contrabando, según consta en múltiples documentos judiciales y de la propia AFIP.

Otro dato clave: al momento de ser incorporado en el organismo, ya había sido detenido en 2008 como parte de la organización que manejaba el Rey de la Efedrina. Ricardo Echegaray cuando era el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) hizo nombrar a Roberto Guerini, quien poseía antecedentes judiciales por haber sido el contador de Mario Segovia, considerado el Rey de la Efedrina. No sólo lo nombró, sino que lo destinó a una de las fronteras más calientes del narcotráfico como es Orán, en la provincia de Salta.

Para el momento en que la AFIP lo incorporó a su planta permanente, el contador Roberto Guerini ya había sido detenido en 2008 como parte del entramado que rodeaba a Mario Segovia, el llamado Rey de la Efedrina, publicó el diario La Nación.

Así, la AFIP no podría alegar desconocimiento de esta situación. Guerini fue indagado en 2011 y desde entonces circula de manera recurrente por tribunales. Hasta que lo procesó la Justicia en 2017 por su presunto rol en el narcolavado.

El ingreso de Guerini a la AFIP permaneció en las sombras desde 2015, pero abogados del organismo solicitaron a la Justicia durante las últimas semanas que investigue la posible manipulación de los exámenes de ingreso. Quieren determinar si Guerini cumplió con todos los pasos exigidos por ley o si alguien lo infiltró para luego enviarlo cerca de la frontera con Bolivia.

Radicado en Rosario, donde se convirtió en uno de los contadores de Segovia, Guerini se encuentra de licencia en la AFIP desde hace más de un año y presentó un amparo ante la Justicia para pedir que de Orán lo trasladen más cerca de su ciudad. Pero aún así, para la gestión actual de la AFIP quedó bajo sospecha.

En la denuncia que a mediados del mes pasado presentó la AFIP contra Echegaray y sus colaboradores por presunta asociación ilícita, la AFIP también reportó “la posible comisión de irregularidades en los ingresos de personal, materializados durante el año 2015”, publicó La Nación.

“Abona dicha hipótesis -detallaron los abogados del organismo-, la ausencia de controles durante el proceso de selección de dicha persona, que habría permitido la adulteración o -directamente-, el apartamiento de los resultados de los exámenes de ingreso tomado durante tal período por la ‘Academia de Entrenamiento’, área que después de 2015 volvió a ser la Dirección de Capacitación”.

“Dentro de tal marco general”, abundaron, “se deberá analizar si en el caso concreto del ingreso del contador Roberto Guerini -materializado durante el mes de marzo de 2015-, pese a que con fecha 7 de abril de 2011 había sido indagado por el delito de encubrimiento agravado de lavado de activos (…) se cumplieron todos los controles que tal incorporación requería”.

Para los denunciantes, el ingreso de Guerini cuando ya se encontraba bajo la lupa judicial por supuesto narcolavado y su posterior traslado a una de las ciudades con peores índices de narcotráfico y contrabando del país “debe analizarse de manera integrada y holística” con otras decisiones que protagonizó la presunta asociación ilícita comandada por Echegaray. Entre ellas, la disolución de la Regional Bahía Blanca (mientras investigaban allí a Lázaro Báez) y la creación de la Regional Río Gallegos, “donde se materializó una parte considerable de la actividad ilícita” destinada a encubrir a figuras kirchneristas.

¿Quién es Guerini?

Contador de 37 años, a los 24 ya había sido allanado y detenido por la Justicia por su vinculación con Segovia, el mayor exportador de efedrina a México, quien se encuentra en la cárcel, condenado desde 2012 a 14 años de prisión.

Puesto en libertad, Guerini siguió con problemas judiciales. En noviembre de 2012, el Juzgado Federal de Campana lo citó a indagatoria junto a otros tres acusados de lavar las ganancias de la banda dedicada a la producción, distribución y comercialización de estupefacientes, con penas de dos a diez años de prisión.

Guerini cosechó entonces un primer sobreseimiento, que la Cámara Federal de San Martín revocó en octubre de 2014 por considerar que esa decisión era “prematura” y reclamarle al Juzgado que determinara investigar más y mejor los bienes y movimientos patrimoniales de los acusados.

Cinco meses después, Guerini ingresó a la AFIP, sin que al parecer saltaran las alarmas por su designación. Por el contrario, lo enviaron a Orán, donde el entonces juez federal, Raúl Reynoso, acumulaba siete mil causas por drogas, pero renunció y terminó detenido en 2016, acusado de liderar una banda que protegía a los narcotraficantes.

Para entonces, sin embargo, Guerini ya había pedido su salida de Orán. Presentó un amparo en Rosario y gestionó una licencia tras otra, que se extienden hasta ahora, mientras la Justicia lo procesó por narcolavado.

¿Qué pasó?

El juez federal de Campana, Adrián González Charvay, consideró en abril de 2017 que Guerini participó en la compra de un campo para Segovia mediante testaferros. Junto con otro procesado, el abogado Wilfredo Scarpello, “se encargaban de realizar las acciones tendientes a dar a los bienes obtenidos por Mario Roberto Segovia apariencia sólida”.

Ante el juez, sostuvo que nunca recibió dinero ni otros bienes de Segovia, ni lo unía una relación comercial o societaria con el narcotraficante, aunque en las escuchas consta cómo debatió con Segovia sobre “testaferros” y “contradocumentos”.
Fuente: analisisdigital.com.ar

You May Also Like

Deja un comentario