El ‘califa’ del Estado Islámico trata de frenar la desbandada

“Esto es una guerra total. No os retiréis. Mantener el terreno con honor es mil veces más fácil que retirarse con vergüenza”: de esta manera comenzó Abubaker al Bagdadi su arenga radiofónica a los 5.000 terroristas del Estado Islámico que todavía combaten para mantener sus posiciones en Mosul, una ciudad completamente sitiada por la coalición internacional.

Desde que las fuerzas lideradas por EEUU iniciaron su ofensiva para tomar la importante ciudad iraquí, los reveses para el grupo terrorista han sido continuos. A estas alturas de la operación, todo parece indicar que las comunicaciones entre los terroristas se han interrumpido y sus principales líneas de aprovisionamiento han quedado cortadas, lo que estaría llevando al EI a una situación cada vez más angustiosa.

Es en este contexto que aparece este nuevo audio del sedicente califa del Estado Islámico, interceptada por el SITE Intelligence Group, organización que hace un seguimiento exhaustivo de la actividad yihadista. Es la primera vez que Bagdadi se dirige a sus hombres desde que comenzó la ofensiva aliada para reconquistar Mosul. La última vez que se tuvo noticia de un mensaje suyo fue en diciembre del año pasado: también entonces fue grabado de forma clandestina y desde un paradero desconocido. En aquella ocasión trató de tranquilizar a sus seguidores al explicarles que los ataques de la aviación rusa en Siria no estaban debilitando al grupo. Lejos quedan los tiempos fundacionales de su califato, cuando Bagdadi dio un sermón ente las cámaras de TV en las escalinatas de la Gran Mezquita de Mosul y en el que se proclamó califa, por lo que todo musulmán de bien debía rendirle obediencia.

Bagdadi ha pedido a sus combatientes que no abandonen Mosul, lo que representaría un golpe muy duro para el EI, pues la tercera ciudad iraquí es, junto con su capital Raqa, el gran bastión del califato. Bagdadi ha incitado a sus hombres para que ataquen a los países que participan en esta ofensiva, orquestada por “cruzados” y “judíos”. Así, el líder terrorista quiere que sus comandos y lobos solitarios perpetren atentados en Arabia Saudí y Turquía. En relación con este último país, Bagdadi quiere que los miembros del Estado Islámico “desahoguen su odio” contra las tropas turcas y lleven la batalla a la propia Turquía.

Turquía entró en el campo de acción, por lo tanto atacadla, destruid su seguridad y sembrad el horror en ella. Ponedla en vuestra lista de campos de batalla. Turquía entró en la guerra contra el Estado Islámico con la cobertura y la protección de los aviones de los cruzados.

Respecto a Arabia Saudí, Bagdadi clama por que sus hombres lancen “ataque tras ataque” contra las fuerzas de seguridad, funcionarios del Gobierno, miembros de la Familia Real y medios de comunicación, por

ponerse al lado de las naciones infieles en la guerra contra el islam y los musulmanes suníes en Irak y Siria.

Se desconoce el paradero de Bagdadi, pero el portavoz de la coalición internacional, John Dorrian, sostiene que este mensaje es “una clara señal de que su capacidad para dirigir a sus combatientes y de comunicarse con ellos ha sido gravemente reducida”. En el Pentágono creen que en Mosul ya han comenzado las deserciones dentro del Estado Islámico y que la organización ha comenzado a ejecutar combatientes por este motivo. Bagdadi también apela a sus hombres para que no se enfrenten entre ellos, lo que para Dorrian es “el tipo de cosas que dice un jefe que está perdiendo el control”.

Finalmente, el líder terrorista pide a sus comandos suicidas que causen estragos en la “tierra de los impíos” y “hagan que su sangre fluya como ríos”, incluso aunque él muera, posibilidad esta última que, a tenor de cómo se vienen desarrollando los acontecimientos en Mosul, podría muy bien materializarse antes de lo que él mismo piensa.
Fuente: elmed.io

You May Also Like