El Gobierno impulsa la ley de “Alcohol Cero” en las rutas

En el marco del Día de la Seguridad Vial, el ministro del Interior y Transporte se convirtió en la voz del Gobierno para impulsar el tratamiento y la promulgación de la propuesta de “Alcohol Cero” en las rutas.

“En este día tan importante para aquellos que trabajamos para que el tránsito sea más seguro,quiero pedirle al Congreso Nacional que trate el proyecto que enviamos en octubre pasado por instrucción de la presidente Cristina Kirchner”, reclamó Randazzo.

“Esta nueva herramienta nos permitirá poner blanco sobre negro en cuanto a la posibilidad de ingerir alcohol al conducir, lo que clarificará conductas y simplificará los operativos”, añadió el funcionario, que estuvo acompañado por el director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial,Felipe Rodríguez Laguens, y el presidente de la fundación Octubre, Víctor Santamaría.

Además destacó que “hoy, gracias a los controles implementados en materia de alcoholemia, velocidad, uso de casco, de cinturón, y de elementos distractivos” se ha logrado alcanzar “una importante disminución de víctimas por siniestros viales”.

“Argentina ha sido reconocida a nivel mundial por la Organización de Naciones Unidas y por la Organización Mundial de la Salud por esta reducción”, resaltó el ministro kirchnerista.

Randazzo recordó que en el año 2008, cuando se creó la Agencia Nacional de Seguridad Vial, se registró “una tasa de 11,78 víctimas fatales cada 100 mil habitantes”, y un lustro después –en2013–ese mismo indicador “se ubicó en 10,03″, lo que significa “una reducción del 14 por ciento”.

“En tanto, la tasa de víctimas cada 10 mil vehículos, que era de 3,02 en 2008, se ubicó en 1,48 en el año 2013, lo que implicó una reducción de más del 50%”, precisó el funcionario, quien esta mañana firmó, junto a su par de Educación, Alberto Sileoni, un convenio por el cual todos los docentes del país serán formados en materia de Seguridad Vial.

Finalmente Randazzo destacó “la lucha y el compromiso de los familiares de víctimas, cuya lucha por un tránsito seguro comenzó con la pérdida de un ser querido”. Aunque consideró que “sólo un profundo cambio cultural, logrado con esfuerzo y con políticas educativas de largo plazo, garantizará no sólo salvar más vidas, sino que estas ni siquiera estén en riesgo”.

“El hecho de que un automovilista baje hoy la velocidad por miedo a una infracción es una solución, pero de corto plazo; a lo que debemos apuntar es a que ese mismo automovilista reduzca su velocidad porque es consciente de los riesgos que implica, para sí mismo y para terceros, el exceder las velocidades máximas”, cerró el ministro.

Fuente: pagina95.com

You May Also Like