El Internet en Rusia no es libre, y un nuevo impuesto podría hacerlo peor

La historia nos cuenta que generalmente los ciudadanos no reaccionan bien ante los nuevos impuestos que son obligados a pagar, (¿Recuerdan el Motín del Té?). Internet rusa

Cuando recientemente el Gobierno húngaro intentó implantar un impuesto de Internet, miles de húngaros se levantaron y salieron a las calles lanzando partes de computadoras viejas a la sede del partido de gobierno.

Pensaríamos que otros países aprenderían del ejemplo de Hungría, sin embargo, el Gobierno ruso está considerando su propia variante de un impuesto de Internet y quiere que todos sus usuarios paguen por utilizar contenidos con derechos de autor en línea.

Mientras que las autoridades húngaras quisieron cobrar el tráfico de Internet por gigabyte, la idea de Rusia, presentada por la Unión Rusa de Titulares de Derechos de Autor (RUC por sus siglas en inglés), es una solución general para asegurarse que de que todos los usuarios paguen por acceder a contenidos con derechos de autor, independientemente de si son o no utilizados.

Cómo funcionaría
Un nuevo concepto conocido como “licencia global”, propuesto por la RUC en octubre, cuenta con una amplia variedad de audio en línea, vídeos y contenido literario como propiedad colectiva con derechos de autor, sugiere que los proveedores de servicios de Internet incluyan el impuesto en sus tarifas. Aunque el concepto aún no es una propuesta de ley, éste ya tiene un elegante sitio web que defiende la idea.

El Gobierno ruso está totalmente a favor del impuesto de Internet y ha designado varios ministros para que colaboren en su implementación, sin embargo, el jefe de la comisión parlamentaria de la política de información, Leonid Levin, se ha manifestado en contra de la iniciativa.

El líder de la RUC, Sergey Fedotov, dijo al periódico ruso Izvestia que el impuesto sería de 25 rublos (aprox. $0.40 USD) al mes por cada dispositivo habilitado en la web.
Veinticinco rublos (40 centavos de dólar norteamericano) parece una suma insignificante, pero entre 130 millones de usuarios de Internet rusos, sería una suma considerable — una que en última instancia sería cobrada por los proveedores de servicio de Internet. Los usuarios no pagarían el impuesto directamente, sino que incurrirá un costo “automático” al aceptar la licencia de acuerdo y un precio más alto con el proveedor de servicio que elijan.

Qué será cobrado
La “licencia global” es la única herramienta que, de acuerdo con el Ministerio de Cultura de Rusia, incluirá, “pistas musicales y grabaciones, contenido audiovisual y trabajos literarios”. Los contenidos realizados por compañías de comunicación y entretenimiento que estén gratuitamente disponibles en la red o sean de carácter publicitario, no serán incluidos. El impuesto cubrirá productos audiovisuales que normalmente tienen que ser pagos, como una película o un álbum musical. Sin embargo, la RUC sugiere que contenido menos común como fragmentos de películas compartidas en línea, también deben estar incluidas en el impuesto. En este sentido, el nuevo impuesto parece estar encaminado a combatir la piratería en línea, así como a la generación de ingresos para los titulares de derechos de autor, complementando así la ley antipiratería que ya existe en Rusia.

Más tarde, el Ministerio de Cultura propuso crear un registro de contenidos con derechos de autor en línea para hacer más fácil un seguimiento de consumo. El Ministerio también sugirió que los proveedores de servicios de Internet deberían ser obligados a instalar el Paquete de Inspección a Fondo (DPI por sus siglas en ingles) para así identificar los contenidos a los que acceden los usuarios. Los representantes del ministerio dicen que la tecnología DPI asegurará que los ingresos del impuesto (que se estima en $860 millones por año) sea distribuido equitativamente entre los titulares de derechos de autor que tengan propiedad sobre trabajos específicos.

La agencia de noticias RBK declaró que las especificaciones de la tecnología DPI ya ha sido desarrollada para el Ministerio de Cultura por una compañía local llamada Systematic. Systematic afirmó que su tecnología será capaz de reconocer el 90% del tráfico no cifrado, pero que no estará habilitada para analizar conexiones cifradas (como https) o la transmisión de archivos torrent.

Dado que la mayoría de usuarios accede a contenidos pirateados a través de sitios web torrent, usando https, Red Privada Virtual RPV o Tor, para mantener su conexión en el anonimato, los expertos en telecomunicación son escépticos acerca de la efectividad de la costosa tecnología sugerida por los entusiastas de la licencia global.

Reacción de la RuNet
La idea del impuesto de Internet ha provocado fuertes críticas por parte de los representantes de la industria del Internet, proveedores de telecomunicaciones, usuarios de la RuNet (Internet Ruso), e incluso algunos representantes del gobierno. Proveedores de Internet móvil como MTS, Megafon y Vimpelcom se han manifestado en contra del concepto de licencia global y se unieron a las voces críticas del Ministerio de Desarrollo Económico y el Ministerio de Comunicaciones.

Representantes de muchas compañías de Tecnología de Información, incluyendo Mail.Ru Group, Yandex y VKontakte, publicaron una carta dirigida al Presidente Putin el 1 de diciembre, argumentando que el nuevo sistema sería “perjudicial para los autores, titulares de derechos de autor, usuarios, la industria del Internet ruso y el negocio de las telecomunicaciones”. Los representantes de las compañías también expresaron preocupación por el uso de la tecnología DPI para el seguimiento de usuarios en línea, la que ellos sugirieron era “una forma de vigilancia que viola las leyes internacionales”. Obligar los proveedores de Internet a instalar el DPI sólo intensificaría la existencia de mecanismos de vigilancia y censura en Rusia, como el sistema de interceptación de comunicaciones SORM, y el filtrado de IP usado para bloquear sitios web de la lista negra de la RuNet.

Los usuarios de la RuNet mostraron su consternación por el impuesto de Internet publicando una petición en línea en el sitio web de la Iniciativa Pública Rusa para recoger firmas en contra de lo que ellos llaman ” tarifa automática antipiratería” para todos los usuarios. La petición que comenzó el 6 de diciembre, pide a los funcionarios del estado abandonar la idea del impuesto de Internet y en su lugar, buscar alternativas de protección para la propiedad intelectual que no violen los derechos de los ciudadanos.
Hasta el 15 de diciembre, la petición había ganado más de 14 mil de las 100 mil firmas necesarias para ser llevada a discusión en la comisión parlamentaria.

Si el esquema de la licencia global llega a convertirse en ley, los usuarios de la RuNet no tendrán más opción que pagar el impuesto de Internet, ya que sería incluida en su factura de Internet. Por ahora, el Ministerio de Cultura sigue discutiendo la propuesta de la RUC, pero espera trabajar con otras partes interesadas para crear un proyecto de ley al final del 2014. Un funcionario del ministerio argumentó que la discusión podría tomar un año o dos. A pesar de que esto parece tomar un largo tiempo, el reciente registro de las leyes de Internet en Rusia sugiere que el impuesto de Internet tiene todas las posibilidades de convertirse en realidad.

Fuente: globalvoicesonline.org

You May Also Like