El Municipio limpió 25.800 toneladas de basura de canales a cielo abierto

En ese lapso se sanearon más de 32.000 metros lineales de canales troncales. Es una distancia que supera en 2,5 kilómetros la existente entre Santa Fe y Paraná. O casi 11 veces el Bulevar desde el Puente Oroño hasta la cancha de Unión. La cantidad de residuos y sedimentos extraídos es igual a la carga que soportan 4.300 camiones volcadores.

Como parte de los trabajos para asegurar el normal funcionamiento del sistema hídrico de la ciudad, el Gobierno de la Ciudad concretó la licitación para el mantenimiento y limpieza de canales y zanjones a cielo abierto. Con un presupuesto oficial de unos $7,7 millones las tareas comprenden la remoción de residuos, desmalezamiento, destronque y rectificación de las pendientes de los conductos aguas abajo.

La limpieza y saneamiento de todo el sistema hídrico de la ciudad, integrado por conductos entubados, cunetas, grandes zanjones, reservorios y estaciones de bombeo, constituye una de las tareas que de manera permanente y sistemática lleva adelante el Municipio para garantizar su correcto funcionamiento. En ese sentido, en el transcurso de 11 meses, se quitaron 25.800 toneladas de basura de los canales a cielo abierto.

Y para continuar con esta política de Estado del Gobierno de la Ciudad, esta semana se concretó la licitación pública para el mantenimiento de los zanjones y canales a cielo abierto situados en distintos puntos de la capital provincial. Con un presupuesto oficial de $7.709.072, tres empresas presentaron sus propuestas económicas para concretar las tareas que cuentan con un plazo de ejecución de 9 meses.

La firma Coivalsa SA cotizó $ 7.323.684,75; Pilatti SA hizo lo propio por la suma de $ 8.196.238,45; y Alamco SA ofertó $ 7.096.043,60. Los trabajos contemplan la limpieza, desmalezamiento, destronque y/o rectificación de zanjones y canales, desde la desembocadura de los conductos hacia aguas abajo. También, el transporte de los residuos y sedimentos, y la posterior realización del relevamiento planimétrico para verificar la pendiente correcta.
Cabe señalar que el sistema hídrico de la ciudad está compuesto por más de 60 kilómetros de canales y zanjones a cielo abierto, sin incluir las cunetas, a lo que se suman 240 kilómetros de conductos entubados.

Planificación

A partir del trabajo de maquinaria pesada y de gran porte, como retropalas con brazo extensible y excavadoras con orugas, las tareas programadas tienen el propósito de lograr el saneamiento hídrico de diferentes zonas de la ciudad que en la actualidad presentan situaciones de acumulación y permanencia de agua debido a la falta de captación del escurrimiento superficial.

La planificación establece la intervención en unos 22.500 metros líneas de zanjones y canales, previendo, sin embargo, la limpieza de manera circunstancial y aleatoria previo a la ocurrencia de eventos de lluvias intensas. Cabe señalar que para esto, desde la Secretaría de Recursos Hídricos se tienen en cuenta el relevamiento permanente de todo el funcionamiento del sistema que permite identificar los puntos o sectores conflictivos, como así también los reclamos que los vecinos realizan a través de los distintos canales de Atención Ciudadana.

En cifras

Es importante señalar, que a partir de este trabajo permanente, desde junio del año pasado se concretó la limpieza y el mantenimiento de más de 32.000 metros lineales de canales troncales y secundarios del sistema hídrico. Para graficar esta distancia, es comparable con recorrer casi 11 veces Bulevar, desde el Puente Oroño hasta la cancha de Unión. Es un trecho que supera en 2,5 kilómetros el existente entre Santa Fe y Paraná.

A partir de tareas programadas y de protocolo, que demandaron más de 650 horas de trabajo y más 4.300 viajes de camiones volcadores, se removieron y extrajeron 17.200 metros cúbicos de sedimentos, equivalente a más de 25.800 toneladas. A modo de comparación, este volumen correspondería a los 2.500 metros de largo que tendrá una vez finalizado el desagüe Larrea, entre avenida Peñaloza y Camino Viejo a Esperanza, llenos de basura y sedimentos; o a dos meses de los residuos provenientes de la recolección domiciliaria, el barrido y levante de montones, la limpieza de minibasurales y los producidos por los grandes generadores durante el año 2016. Durante ese año se recolectaron 167.033 toneladas según se indica en la publicación Santa Fe Cómo Vamos, realizada por la Municipalidad junto con la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Sectores

Entre los más de 15 canales intervenidos durante el mes de abril de 2018, se encuentran el Pascual Echagüe, Monseñor Zaspe, General López Norte, Camino Viejo a Esperanza, Irala, El Lele, Durán y Suipacha, por citar algunos. En esta línea, es importante destacar, que la mayor parte del volumen de residuos, que van reduciendo la capacidad de escurrimiento del sistema, se debe al arrojo indebido de basura y restos de poda por parte de la ciudadanía.

En tal sentido, el Gobierno de la Ciudad recuerda que se encuentra totalmente prohibido arrojar cualquier tipo de residuos en canales, zanjones, desagües y zonas de reservorios. Ante cualquier situación en se observe a alguien arrojando residuos, se recuerda que los vecinos pueden comunicarse a través de la Línea de Atención Ciudadana, 0800 777 5000 para realizar la denuncia correspondientes.

Canales y zanjones

Entre los sectores programados para el mantenimiento y limpieza incluidos en el pliego que se licitó en la semana, se encuentran el canal Roca entre el reservorio y Aristóbulo del Valle; canal El Sable entre Aristóbulo del Valle y Zavalla; y el canal Aristóbulo del Valle entre Quiroga y Storni. Asimismo, los canales Echagüe, Gómez Cello, Irala, Estado de Israel, Gorriti, Don Guanella y los tres tramos del Suipacha, que abarca desde el Parque Garay, atravesando, el Puente Negro, hasta llegar al reservorio. También el Tacca, Gral. López Norte y Sur, Tetiente Loza, y Monseñor Rodríguez, Domingo Silva, El Lele; entre otros.

Por otro lado, se intervendrá en el zanjón Norte, entre Peñaloza y Blas Parera; el Teniente Loza entre Blas Parera y Reinares; el zanjón Aguirre entre Peñaloza y Larguía; el zanjón Bernardo de Irigoyen (Azopardo) entre barrio Policial y Aguirre; y el sistema de zanjones y reservorio Pompeya. Además, se trabajará en los zanjones Larguía, Zavalla, El Sable, Peñaloza, San José y Los Pinos, entre otros.
Fuente: notife.com

You May Also Like