En Argentina hay unos 2.500 pacientes que padecen hipertensión pulmonar

Se conmemora hoy el Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar, una enfermedad que según las estadísticas, la padecen 52 personas por cada millón, esto significa que 25 millones de personas la sufren en el mundo.

En Argentina hay aproximadamente unos 2.500 pacientes con esta enfermedad y muchos de ellos atraviesan sucesivas consultas con distintos profesionales hasta alcanzar el diagnóstico correcto.

Es más frecuente en el sexo femenino y la edad de mayor presentación oscila entre los 20 y 50 años; su detección a tiempo es esencial para que los pacientes puedan tener una mayor expectativa de vida.

La hipertensión pulmonar es causada por múltiples patologías, en su mayor parte debido a enfermedades propias del corazón, como la insuficiencia cardíaca, o del pulmón, como la Epoc (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) o la fibrosis pulmonar.

En el Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar se recuerda que es una enfermedad rara que afecta actualmente a entre 15 y 50 personas de cada un millón en el mundo y es más frecuente en mujeres, con una proporción de 2:1.

Con la hipertensión arterial pulmonar la presión en las arterias pulmonares está por encima de lo normal, causando que las mismas -que llevan sangre del corazón a los pulmones- se endurezcan y se cierren, lo que provoca finalmente una falla cardíaca.

Entre los principales síntomas se destacan la sensación de falta de aire (disnea), cansancio, hinchazón de las piernas, distensión abdominal y desmayos, y se debe considerar en todo paciente con disnea sin otra explicación médica dentro de los diagnósticos diferenciales.

Antes de pensar en un tratamiento, hay que tener un diagnóstico adecuado y clasificar a los pacientes. Muchas veces cuando se desarrollan los síntomas, ya los enfermos tienen un aumento importante de la presión en las arterias pulmonares y si no reciben un tratamiento específico y adecuado pueden sufrir graves complicaciones.

A quien la padece se le recomienda evitar grandes alturas y la mujer embarazada (puede aumentar la mortalidad materna) debe vacunarse contra la gripe y la neumonía, recibir apoyo psicológico y participar en un programa de rehabilitación supervisada. La terapia de sostén busca aliviar los síntomas
Fuente: nortecorrientes.com

You May Also Like