“En democracia hay que acostumbrarse a las críticas”

El gobernador Miguel Lifschitz replicó este viernes los cuestionamientos que por partida doble le realizaron el presidente Mauricio Macri y su ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. “En democracia hay que acostumbrarse a las críticas”, dijo el mandatario santafesino.

Lifschitz encabezó ayer el acto de cierre del 10º Foro de Economía y Negocios que convoca a representantes de cámaras y referentes del sector privado en la Fundación Libertad. Allí utilizó el primer tramo de su discurso para responder a las declaraciones de Macri (acusó al gobernador de tener doble discurso y criticó el manejo de la EPE) y las del ministro de Transporte de la Nación, quien estuvo presente en el mismo evento por la la mañana.

En relación a las críticas a la EPE, el gobernador aclaró que no era su intención “polemizar con el presidente, por el respeto que merece su figura, pero por ahí no es buena la información que le acercan”. Expresó que “contrario a lo que se dice, las tarifas de Santa Fe “no son las más altas de la Argentina, y se ubican en el séptimo lugar en relación a los 24 distritos del país, según las cifras que el propio gobierno nacional nos difundió oportunamente”.

Asimismo, respecto de los dichos del presidente Macri, de supuestas coincidencias en privado y diferencias en público, Lifschitz se refirió: “Hemos tenido pocas reuniones privadas con el presidente, y siempre han sido por temas muy específicos. Y yo he aprovechado ese tiempo valioso para priorizar temas de acuerdos de interés para la provincia de Santa Fe y no para marcar diferencias. En democracia hay que acostumbrarse a las críticas”, resaltó.

En tanto, en referencia al Aeropuerto de Rosario, y las declaraciones del Ministro Guillermo Dietrich, aclaró que es una de las terminales “no privatizadas”, y recordó que cuando en la década del 90 se transfirieron distintas terminales a la órbita privada, se conformó un fondo fiduciario integrado por el canon que aporta la empresa Argentina 2000 para hacer obras en todos los aeropuertos, incluso los que no fueron concesionados, y “por eso reclamamos insistentemente que envíen los fondos y se asignen al aeropuerto de Rosario, mientras nosotros desarrollamos obras que hoy ya están a la vista”, señaló.

“Siempre apoyé, y lo seguiré haciendo, las políticas aerocomerciales del gobierno nacional, pero una cosa no quita la otra”, aseveró.

Sobre el tema de bitrenes, también mencionada por Dietrich, Lifschitz sostuvo que “cuando salió el decreto nacional 574 estableciendo la factibilidad de la circulación de bitrenes en la República Argentina le presentamos a Vialidad nacional una propuesta para ver las rutas por donde podían transitar los bitrenes y si todavía eso no esta operativo es porque la Dirección nacional de Vialidad, que depende del Ministerio de Transporte, no ha hechos las pruebas ni las verificaciones previas correspondientes”.

“Y en relación a las «unidades escalables» —complementó el gobernador—, que es una buena iniciativa que permitirá abaratar costos de logística, es una ley que fue aprobada el 18 de junio, hace apenas un mes, y estamos trabajando en la preparación del decreto para enviarlo a la legislatura, no estamos en mora. La mayoría de las provincias está en la misma situación que nosotros”.

En cuanto a las obras que el gobierno nacional prometió a Santa Fe, Lifschitz recordó que “de las obras que están y se van a comenzar por parte del gobierno nacional, la más importante es la del Ferrocarril Belgrano, obra trascendental para el noroeste Argentino. El resto de las obras anunciadas ninguna ha dado comienzo en la provincia de Santa Fe”.

Posteriormente, el gobernador realizó un extenso análisis de la realidad económica y política de la provincia y el país, y en ese sentido señaló: “Estamos atravesando momentos de dificultades, que no los caratularía simplemente como una tormenta, o como algo pasajero”.

“Los problemas de la Argentina son estructurales, que se fueron agudizando con el transcurso del tiempo, y su resolución es de largo aliento. No es conveniente generar expectativas de corto plazo, porque el ciudadano común se defrauda rápidamente”, precisó Lifschitz.

El gobernador indicó que en Santa Fe existen realidades encontradas, porque por lado hay “un sector agropecuario, donde salvo la lechería, está en un momento óptimo, y que seguramente va a movilizar la economía, y otros sectores más complicados, que son los que dependen del mercado interno”.

En este sentido, Lifschitz señaló que para superar los problemas su gobierno se ha “enfocado en la obra pública, llevándola a parámetros inéditos, y medidas de apoyo al sector productivo”.
Fuente: agenciaderf.com

You May Also Like

Deja un comentario