Especialistas recomiendan que para cuidar la piel no hay que tirarse a tomar sol todos los días

El hábito cultural de tomar sol para estar bronceado, todavía sigue muy arraigado en la sociedad. Sin embargo los especialistas insisten en que no hay que tirarse a tomar sol todos los días y varias horas, por el daño acumulativo que generan los rayos ultravioletas. Muy diferente es adquirir color a partir de las actividades de esparcimiento, realizadas al aire libre.Tomar sol

Así lo considera la médica dermatóloga Ana de Pablo, una de las coordinadoras de la 21ª Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel organizada por la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), que se realiza del 25 de noviembre al 1º de diciembre. El lema es “Usá protección solar en todo momento. Cuidá tu piel”. Durante esa semana los hospitales, clínicas, centros médicos y profesionales particulares de todo el país adheridos a la campaña realizarán consultas gratuitas relacionadas con la prevención del cáncer de piel. Todos los que se acerquen serán revisados por un dermatólogo y si tienen alguna lesión que es necesario estudiar, se lo derivará para hacer el seguimiento.

Las radiaciones ultravioleta tienen un efecto acumulativo y causan daños irreversibles en la estructura de la piel. Las exposiciones reiteradas o indiscriminadas a estas radiaciones, producen a largo plazo fotoenvejecimiento y cáncer de piel. La educación sobre las medidas de protección solar es la forma eficaz de realizar prevención.

“Por lo que vemos en el consultorio la gente está conscientizada acerca de que debe controlarse la piel, saben que es un órgano como otros, y que hacerse ver las manchas y los lunares es importante. Todavía lo que no toma conciencia es que el daño del sol es acumulativo y para la prevención hay que protegerse en forma adecuada. Nos parece bien que se haga deporte, vida al aire libre, y de esta manera se bronceen, más considerando que la actividad física trae beneficios para la salud. Pero otra cuestión es tirarse todos los días durante dos horas para bronceare al sol, eso querríamos evitarlo porque así se está más expuesto a daños en la piel”, opina De Pablo.

Lo que se requiere de exposición solar para sintetizar vitamina D —que es beneficiosa para los huesos— es mínimo. Cuando la piel se expone a los rayos ultravioletas se daña el ADN de las células. La misma célula repara ese daño, eso lo hace a lo largo de la vida. Con el paso del tiempo en algunas personas que no se cuidan, esa reparación se interrumpe y se exponen al riesgo de cáncer.

Cuando se está al aire libre, la protección es fundamental. “En general se ha ido incorporando mucho el hábito de protegerse del sol, pero a veces sólo se cree que con el protector solar ya es suficiente, y éste es sólo uno de los recaudos. Que tomen en cuenta otras medidas de cuidado sigue siendo difícil, como por ejemplo usar ropa que cubra y sombrero, buscar la sombra, evitar los horarios de mayor intensidad del sol”, dice.

Protector solar. Para la médica, además, no siempre el protector solar se usa adecuadamente. Están quienes se lo ponen una vez al día y no lo reparten bien en el cuerpo. Hay que poner una cantidad adecuada, cubrir todas las zonas que están expuestas y renovarlo cada 2 ó 3 horas, dependiendo de la actividad que uno haga. Los niños requieren también la renovación de la crema y hay que colocarlo media hora antes de la exposición. “Es común, sobre todo en las mujeres, cuidarse nada más la cara, y están muy bronceadas en el resto del cuerpo”, comenta la especialista.

Si bien algunos necesitan cuidar más la piel, todos requieren de precauciones. El tipo de piel es un tema a tener en cuenta: si es una persona muy blanca, pecosa, rubia, pelirroja, tiene una piel más sensible y más predispuesta a riesgos en comparación a quien tiene piel más oscura. Esto no quiere decir que una persona de piel más oscura no deba cuidarse; seguramente va a tener menos problemas, pero puede tener riesgos si acumula mucho daño solar en el tiempo. A su vez quien posee lunares tiene que cuidarse más, en comparación a una persona que no los tiene. Aunque cabe aclarar que el cáncer de piel no está solamente relacionado con los lunares.

La recomendación es que cualquier persona adulta, tenga lunares o no, consulte a un especialista cuando le aparece una mancha o una lastimadura que no cicatriza en alguna zona que tenga exposición al sol como por ejemplo, la cara o el cuello. En ese caso la sugerencia es consultar porque puede no ser nada o ser una lesión incipiente o predisponente a un cáncer de piel.

Lo importante es el control periódico de la piel para evitar o detectar temprano el cáncer de piel. Por lo menos una vez al año se sugiere visitar al dermatólogo. Hay distintas formas de cáncer de piel. “Las formas más comunes están dentro del grupo no melanoma, cuyo diagnóstico precoz en general lleva a la curación, pero si se lo deja crecer la cirugía puede ser mayor. Se trata de manchas, lastimaduras que no cicatrizan. Mientras que el grupo de melanoma se refiere a los casos en que el diagnóstico precoz es fundamental porque cuando ya hay una lesión más gruesa se corre el riesgo de metástasis (diseminarse a ganglios u otros órgano). En este caso se trata de los lunares”.

A toda edad y desde siempre se requiere prestar atención a la piel. Se calcula que a los 18 años una persona ya se expuso al 80% del total de las radiaciones solares que recibirá en toda su vida, por lo cual es fundamental evitar el daño solar desde el nacimiento. Sucede que los chicos por su actividad escolar, los deportes al aire libre, tienen más exposición en esos primeros años que en la adultez. Todo tipo de piel necesita un cuidado especial.

Controles gratuitos en Rosario

La campaña de prevención del cáncer de piel, que empieza el 25 de noviembre en el país, está dirigida al público en general y en especial a quienes perciben cambios en la piel, sangrado, lesiones. “Es importante hacer una consulta en forma precoz. El cuidado de la piel es preventiva”, dice la médica dermatóloga Analía Merli, coordinadora en Rosario de la campaña. Los controles serán gratuitos y se realizarán en los hospitales Centenario, Provincial y Carrasco, en el horario de 8 a 12.

Para Merli “el tostado de la piel se ve como bello, sin embargo una piel saludable es cuando está cuidada, hidratada. Es importante desalentar el consumo de camas solares, que la gente aprenda a cuidar la piel. Más se toma sol, mayor es el fotoenvejecimiento, ya que el deterioro es progresivo. Todavía en la población general hay mucho que aprender sobre cuidados y se requiere una mayor conciencia acerca del valor la medicina preventiva”.

La educación sobre las medidas de protección solar, es la forma eficaz de realizar prevención para el cáncer de piel. Se trata del tipo más común de los cánceres en el ser humano. En los últimos 30 años más gente ha desarrollado un cáncer de piel que cualquier otro tipo de cáncer.

Para más información de la campaña comunicarse a la línea gratuita de consultas: 0800 – 999 – 0723 y para información sobre los centros adheridos y turnos ingresar en la página: cancerdepiel.org.ar

Fuente: lacapital.com.ar

You May Also Like