Gendarmería desembarca en cuatro barrios, accesos y la Circunvalación

Gendarmería desembarcará el lunes en cuatro barrios violentos de Rosario y pondrá puestos fijos de control sobre avenida de Circunvalación y los accesos a la ciudad. Las dos primeras barriadas confirmadas son Villa Banana y Tablada. Se sumarían Las Flores y La Cerámica. Gendarmeria

Los operativos irán mutando de zona, según la dinámica del mapa del delito y el corrimiento de robos y homicidios. Además, los 600 gendarmes buscarán reducir las entraderas, escruches y arrebatos. Así quedó establecido ayer tras la primera reunión de trabajo entre las fuerzas federales y el Ministerio de Seguridad provincial.

“La lógica de los operativos será muy similar a lo que se hizo durante el año pasado. No habrá acciones estáticas sino más bien dinámicas, donde se requiera presencia de las fuerzas federales y de la policía según el mapa del delito”, resumió el secretario de Seguridad, Gerardo Chaumont.

El funcionario, junto al ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, recibieron ayer en la delegación local de la Gobernación a los 5 jefes regionales de la policía y los representantes de las fuerzas federales para comenzar a diagramar el trabajo conjunto que se realizará desde la semana próxima.

Chaumont precisó a LaCapital los primeros acuerdos alcanzados con la cúpula de Gendarmería. “Quedó definido que inicialmente Gendarmería comenzará a actuar en cuatro barrios especialmente seleccionados por los elevados niveles de violencia que registran. En principio serán Villa Banana y Tablada. Podrían sumarse Las Flores y La Cerámica”, mencionó.

También se acordó que habrá puestos fijos de control sobre la avenida de Circunvalación y en los accesos a Rosario, tal como había sugerido el viernes el gobernador Antonio Bonfatti, por tratarse de corredores nacionales donde se estima hay tráfico de drogas.

Chaumont explicó que los lugares escogidos irán cambiando según la evolución de los indicadores delictivos. “Nuestra experiencia demuestra que donde hacemos operativos de saturación con 150 agentes durante varios días consecutivos, allí el delito baja notablemente. Pero se va corriendo y hay que estar atentos a nuevas zonas”, indicó.

“De acuerdo a nuestro mapa —siguió— del calor, que es la intensidad de disparos y heridas de armas de fuego, la mayoría de los delitos se comete los fines de semana y durante la noche. En esas jornadas y franjas horarias pondremos especial énfasis”.

El secretario de Seguridad destacó que las fuerzas federales “harán operativos integrales de seguridad. Es decir, irán a combatir delitos de competencia nacional como el narcotráfico, pero también situaciones que hoy están bastante extendidas como entraderas, escruches y arrebatos”.

Cuando se lo consultó a Chaumont si la provincia garantizará dos agentes policiales por cada gendarme que intervenga en zonas conflictivas como exigió la Nación, respondió: “Vamos a hacer una labor conjunta, se está planificando todo para que no falte nada. Habrá refuerzos incluso en las comisarías para que Gendarmería pueda actuar con comodidad”.

Respecto a posibles allanamientos de búnkers donde se vende droga y su posterior derribo, como se hizo en los primeros operativos de 2014, Chaumont aclaró que “por ahora no está contemplado, pero de surgir como necesidad obviamente se destinarán recursos humanos y logística para poder efectivizarlo”.

El secretario de Seguridad Pública ratificó que a Rosario llegarán la semana próxima unos 600 agentes y otros 300 lo harán en la capital provincial. Además, unos 50 irán a Reconquista, Rafaela y Venado Tuerto, cabecera de los nodos regionales.

“Los primeros contactos que mantuvimos con las autoridades de las fuerzas federales fueron excelentes. Hubo total acuerdo y ninguna discrepancia sobre los objetivos y las acciones a realizar. Sólo resta ultimar algunos detalles, como los lugares de alojamiento y empezar a trabajar en el territorio”, cerró.
Fuente:lacapital.com.ar

You May Also Like