Hace 15 años, García Márquez decidió donar sus escritos

Una conmoción no pequeña se produjo hace unos meses -más puntualmente el 16 de diciembre- cuando se supo que 40 cajas de cartón (2,6 metros cúbicos) con la colección de Gabriel García Márquez irían a parar al Harry Ransom Center de Texas.Gabo

Se supo ahora que esa determinación, que causó exasperación tanto en Colombia como en México, había sido largamente meditada por el premio Nobel de Literatura. Gabriel Eligio Torres García, uno de sus sobrinos, descorrió el velo de otros secretos del autor colombiano e incluso el destino de sus pertenencias.

Conforme publicó el diario ABC, hace quince años, en el momento en que García Márquez se enteró de que tenía cáncer linfático, resolvió qué hacer con su herencia literaria y dónde resguardarla. “Él sabía que si sus cosas se quedaban aquí, en Colombia, corrían el riesgo de perderse, de no ser bien usadas”, declara el hijo de Rita, séptima de los once hermanos que tuvo el premio Nobel.

Gabriel Eligio se refiere justamente al tesoro de 2,2 millones de dólares que adquirió la Universidad de Texas. Las cajas en cuestión contenían más de 50 secretos literarios e incluso diez libros, incluido el manuscrito de la novela Cien Años De Soledad. El manuscrito descansa allí con la caligrafía gruesa de Borges; el primer borrador de Watt, de Samuel Beckett, así como la primera versión de Muerte En La Tarde, de Ernest Hemingway.

Lo que se cuestionan en México e incluso en Colombia, países de los que Gabo fue ciudadano, es por qué el escritor no optó por uno de estos dos lugares. Pero el colombiano se guardó además ese secreto. Para su sobrino, “él tejió su propia mortaja literaria hace ya bastante tiempo”. En cuanto al manuscrito de El General En Su Laberinto, García Márquez, que sufría de miedo a volar, decidió llevar a México los papeles.

“Cuando aterrice en México destruyes el manuscrito”, le pidió al sobrino. Que cumplió con la orden después de leer el texto de un tirón. En su tierra natal, no quedó más que el traje blanco con el que el autor recibió el Premio Nobel. La indumentaria se exhibe actualmente en el Museo Nacional de Bogotá.Fuente:rapidiario.com

You May Also Like