Hay una destrucción sistemática de los programas destinados a los sectores más vulnerables de la sociedad

Los trabajadores de Pensiones del Centro de Atención Local de Rosario (CAL) realizaron este jueves un abrazo a la Agencia Nacional de Discapacidad para denunciar el desguace de los programas de asistencia destinados a los discapacitados y los más de 70 despidos en el organismo.

En el marco de un conflicto que se arrastra desde el año 2017, cuando la Comisión Nacional de Pensiones fue disuelta e integrado al organismo que quedó bajo la órbita de acción de la vicepresidenta Gabriel Michetti, los trabajadores del CAL Rosario convocaron a un abrazo simbólico y un acto para repudiar los despidos y la destrucción de los programas que asisten a los sectores más vulnerables de la sociedad .

“Nosotros somos lo que era la Comisión Nacional de Pensiones que desde el 2017 fue integrado a la Agencia Integral de Discapacidad. Lo que nosotros denunciamos es es que los despidos forman parte de un proceso de desguace del organismo, porque desde septiembre del año pasado, cuando se disuelve la comisión, una parte que es Madre de Siete Hijos y otros tipos de pensiones fueron trasladadas al ámbito del Anses, quedando para nosotros sólo la tramitación de las pensiones por discapacidad y la ley de trasplantados.

Hay más de 100.000 trámites que están parados en sede central, trámites que estaban listos para ser otorgados para que la gente pudiera acceder al beneficio y esos trámites están parados”, explicó Alicia Escudero, delegada de la Asociación de Trabajadores del Estado.

En ese sentido, Escudero explicó: “Lo que nosotros evaluamos es que acá hay un intento de parte de las autoridades y de parte del gobierno de hacer desaparecer este programa. Estamos viendo que el gobierno no considera una prioridad el hecho de mantener una política social que dio, durante más de 20 años, respuesta a un sector muy necesitado y de vulnerabilidad social muy grave, porque a la pobreza se suma la enfermedad y todos los casos nuestros requieren realmente una respuesta perentoria de parte de las autoridades”.

Por su parte, Lautaro Sarmiento, uno de los trabajadores del CAL Rosario despedido relató que hace 15 años que trabaja en el organismo, en una situación de extrema precariedad laboral.

“Lamentablemente la mayoría de los trabajadores del Estado estamos en la misma. Tenemos contratos basura y no nos corresponde el pago de indemnizaciones ni ningún reconocimiento por nuestra labor.

Y además denunciamos que se está llevando adelante una destrucción sistemática de los programas que se dedican a la atención de los sectores más vulnerables de la sociedad. Es muy grave, estamos hablando de personas que se quedan sin atención médica, que no pueden acceder a los servicios esenciales de salud, de personas que tienen patologías muy graves y necesitan tratamientos urgentes.

En ese contexto, los despidos son la coronación de este este desguace y de la destrucción de todos estos programas que funcionan como rede de contención para un sector de la sociedad”.
Fuente: conclusion.com.ar

You May Also Like

Deja un comentario