Hijo è tigre: Dudas porque Máximo gastó más de lo que heredó

Días atrás el hijo de la ex Presidenta y actual diputado nacional, Máximo Kirchner presentó su declaración jurada de bienes con un dato llamativo. Ocurre que, Kirchner junior dijo que en 2016 destinó más de $20 millones en gastos personales.

La diputada del GEN, Margarita Stolbizer, y su asesora, Silvina Martínez, aseguraron que el número no cierra y harán una presentación ante el juez Julián Ercolini para que investigue las cuentas del hijo de la expresidenta en la causa Hotesur. Martínez explicó que los gastos declarados por Máximo “no se pueden justificar de ninguna forma” y remarcó que este tipo de maniobras se suelen usar como prueba de operaciones de lavado de dinero.

“En una declaración jurada tenés que indicar cuánto dinero recibiste y cuánto gastaste. Es imposible que Máximo haya gastado $20 millones en 2016, porque en 2015 gastó $55 mil”, remarcó. Además, señaló que el diputado del Frente para la Victoria aseguró que tuvo pérdidas por más de $8 millones. Algo que consideró improbable porque Cristina Kirchner le cedió la mitad de las propiedades y empresas que correspondían a la sucesión de Néstor Kirchner.

También, la denunciante indicó que el hijo de la ex Presidenta no incluyó en su declaración los alquileres que cobró durante 2016, el aumento que tuvo en la participación de las empresas ni los plazos fijos de su familia que terminaron embargados por la Justicia.

La abogada subrayó que Máximo es investigado por lavado de dinero y opinó que estas inconsistencias son “un indicio más en la cantidad de pruebas contundentes que están en la causa Hotesur. Tienen que tiene que ver con la necesidad de justificar plata que no se puede justificar.

El incremento de los gastos en forma exorbitante también es una prueba de las operaciones de lavado de dinero”. La denuncia contra Máximo Kirchner será presentada este martes 1/8 en el marco de la causa Hotesur.

El caso investiga el vínculo de lavado de dinero que unía a los Kirchner y a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López por el alquiler y administración del Hotel Alto Calafate.

La justicia sospecha que los empresarios obtenían adjudicación de obra pública a cambio de retornos millonarios a la ex familia presidencial a través del alquiler de plazas hoteleras. Para los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, este manejo produjo un perjuicio al Estado que dejó obras sin terminar con licitaciones que se otorgaron con sobreprecios del 65%.
Fuente: urgente24.com

You May Also Like