La cultura del tatoo desembarcó en Rosario con artistas locales y del mundo

Nada de nuevo hay en eso de adornarse el cuerpo. A su modo y en su tiempo, cada cultura ha “dibujado” de diferente modo sobre los cuerpos. La del tatuaje, esa que cruzó la frontera de lo marginal, sólo de marineros y presidiarios, y que ahora puede parecer una moda pero persiste por siempre en la piel, desplegó desde ayer sus aristas y mostró a centenares de los artistas que la conforman en la 7ª Convención de Tatuajes Mercosur. La cita fue desde el mediodía en el salón Metropolitano y se extendió casi hasta la medianoche, en una propuesta que hoy se repite también casi hasta el final del día.

Mucho más que tatuadores se encontraron en el encuentro que desde hace ya siete años organiza el estudio rosarino “Arte Eterno”, con “El Pelado” Guillermo Serra al frente y más de dos décadas dibujando con agujas.

“Cada evento es nuevo y buscamos que sea diferente, se presentan nuevos artistas y se ve la evolución permanente que viene teniendo el arte del tatuaje, y que hoy está en plena ebullición con la fusión de estilos, y las técnicas y los materiales que también están en constante cambio y requieren una actualización permanente”, planteó Serra, principal motor de la propuesta.

Por eso, en el enorme salón de Junín 501 había mucho más que tatuadores. “Son más de 140 artistas”, dijo “El Pelado” y aseguró que “el único y principal requisito es que sean profesionales”. Los espacios de formación, con la presencia del norteamericano Myke Chambers, la estrella de “La Conve”, además de otros seminarios, también son parte fundamental del evento.

A los locales de cada año se sumaron invitados de diferentes países, fundamentalmente del Mercosur y España. Todos hacen tatuajes, pero además son dibujantes y artistas que despliegan su producción en diferentes formatos. Por eso había camillas y mucha gente pintándose la piel, pero también se exhibieron dibujos, pinturas, graffitis y xilografías.

Cultura

Motos, música con recitales en vivo, barberos, venta de remeras, indumentaria y accesorios, además de insumos para quienes trabajan el arte tatoo, todo esto se ve en la convención, un despliegue “de lo que llamamos la cultura del tatuaje, que tiene que ver con una forma de vida”, afirmó.

Gustavo Ruiz es artista y tatuador porteño y sus diseños se estampan además en remeras, calcos, libros y objetos de la marca “Todo o nada”, propuesta que lleva adelante José, un chileno que trabaja con artistas de Argentina y Chile, y también de España.

“Lo bueno de estos espacios es acercar al público, que la gente le pierda el miedo al tatuaje, que si bien es algo que ha avanzado mucho, aún hay resistencias”, plantea Gustavo.

Así y todo, Serra no duda en decir que la “ebullición” del arte tatoo en los últimos tiempos hace que “ahora alguien pase de no tener ningún dibujo a tatuarse todo un brazo de una vez, algo que antes no pasaba”; del mismo modo que insiste en “la importancia de buscar tatuadores profesionales, responsables y con trayectoria a la hora de hacerse uno” (ver aparte).

En los pasillos difícil fue encontrar quien no tuviera algún dibujo y en las camillas estaban quienes fueron a hacerse sus tatuajes, que en pocos casos eran los primeros. “Vengo a tatuarme, pero también a aprender y a escuchar”, planteó un joven llegado de la capital provincial, que fundamentalmente vino para ver al norteamericano Chambers.

La música de “La fiesta” corrió por cuenta de dj’s y bandas en vivo como “Los Especialistas”, “Scraps” y “Clan Farsante”, y hoy, en la jornada de cierre, la banda de punk rock nacional “Bulldog” será la encargada de poner fin al evento.

“Para toda la familia”, como dijeron los organizadores, están todos invitados.

Las medidas de seguridad

A la hora de buscar dónde y con quién tatuarse, además de tener que tener más de 18 años o contar con una autorización de los padres, Guillermo Serra recalcó la importancia de “buscar profesionales que trabajen seriamente”, lo que significa contar con las medidas de higiene necesarias para hacerlo de un modo seguro.

Es que el crecimiento del mercado e internet, según admite, permiten que “cualquiera con una máquina empiece a tatuar”.

Por eso, “El Pelado” Serra insiste en que “es necesario buscar profesionales con trayectoria, que trabajen con materiales descartables y de calidad, e indagar en trabajos anteriores que hayan hecho”.
Fuente: lacapital.com.ar

You May Also Like

Deja un comentario