La esposa de un perseguido activista laboral irá a juicio por una publicación de Facebook en Irán

La esposa del prominente activista laboral Mahmoud Salehi fue acusada de publicar contenido “insultante” en Facebook a principios de junio. De todos modos, ella insiste en que no utiliza la red social, que está ilegalizada en Irán.

En una entrevista con la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán, Najibeh Salehzadeh explicó: Me dijeron que durante un viaje a Francia yo había publicado material en Facebook en contra de la República Islámica y el líder supremo, pero yo no tengo Facebook, y viajé acompañada a Francia por mi marido, que había sido invitado por una gran asociación laboral en Europa.

Salehzadeh le dijo a la Campaña que que había sido convocada a la Sección 2 de la fiscalía de Saqqez, una ciudad de la Provincia iraní de Kurdistán, el 6 de junio del 2016, acusada de “hacer propaganda contra el estado” e “insultar al líder supremo”. Su juicio está a la espera de veredicto tras aparecer en la Sección 1 del Tribunal Revolucionario en la ciudad de Saqqez, en la Provincia de Kurdistán de Irán.

Según la acusación, una mujer llamda “Sanaz” ha publicado dos artículos en Facebook con el número de móvil de Salehzadeh en la parte inferior de al menos una de las publicaciones, y sin embargo, nunca le han enseñado a Salehzadeh las “pruebas”. Las supuestas publicaciones fueron identificadas por la Fuerza Policial de Crímenes Cibernéticos (FATA), la cual abrió luego el caso contra Salehzadeh.

“Dije en el tribunal que no tiene sentido que yo use un nombre falso en Facebook y después dé mi número de teléfono real al público” dijo ella.

Salehzadeh le dijo a la Campaña que mucha gente se hizo con su número en el 2007, cuando su marido fue detenido y ella concedió entrevistas para hablar de la situación de él.

El marido de Salehzadeh, Mahmoud Salehi, es un prominente activista laboral que ha sido arrestado y llevado a prisión en numerosas ocasiones en Irán por involucrarse en actividades de protesta pacífica. El 28 de setiembre del 2015, fue condenado a nueve años de prisión por su “participación en asambleas y propaganda de la oposición en contra del estado”. Está actualmente en libertad bajo fianza, y buscando tratamiento médico para sus problemas de riñón.

Las uniones independientes no están autorizadas en Irán, los trabajadores son despedidos de forma rutinaria y se arriesgan a ser detenidos si deciden hacer huelga, y los líderes laborales son procesados bajo cargos de seguridad nacional y sentenciados a largas penas de prisión.
Fuente: es.globalvoices.org

You May Also Like