La Generalitat pide al Gobierno diálogo con un mediador internacional antes de declarar la independencia

Última llamada antes de declarar la independencia. El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que acepte sentarse en una mesa de diálogo presidida por mediadores internacionales. Si el Ejecutivo central se niega, ha advertido Puigdemont, el Parlament se dispondrá a proclamar la independencia de Catalunya.

“Ni yo ni el Govern estamos declarando la independencia”, ha querido dejar claro Puigdemont, que ha indicado que su Ejecutivo, tras la jornada del 1-O, ha tomado la decisión de “invocar la mediación real y sincera” a través de esta mesa de diálogo a tres bandas: Generalitat, Gobierno y los mediadores internacionales.

Puigdemont también ha mostrado el camino que seguirá si el Gobierno no quiere participar de la mesa de diálogo: declaración unilateral de independencia en el Parlament. “Si hay una mediación, hablamos de todo, si no se produce, también hemos explicado lo que pasa: la salida está en el Parlament y es perfectamente clara”, ha aseverado Puigdemont que, con todo, no ha concretado si esta declaración se haría en las 48 horas tras el 1-O que marca la ley del referéndum.

Sobre quién tiene que adoptar el papel mediador internacional, el president ha indicado que la Unión Europea “formalmente” no debería serlo, aunque sí tendría que “apadrinar” y reconocer la mesa de diálogo. Según ha dicho el president, hay “actores” internacionales, ya sea instituciones, gobiernos o exmandatarios (que no ha identificado), “dispuestos a facilitar el diálogo” entre Gobierno y Generalitat.

En el plano europeo, Puigdemont se ha mostrado “decepcionado como ciudadano” con la reacción de la Comisión Europea al 1-O, que ha avisado al Gobierno que “la violencia no puede ser un instrumento en política”.

Lo que sí ha descartado el president a corto plazo es la convocatoria de elecciones al Parlament. Si los catalanes volvieran a las urnas para unos comicios, ha dicho Puigdemont, sería en unas elecciones “constituyentes” de la república catalana.

Puigdemont no ha puesto explícitamente ni el referéndum ni la proclamación de independencia como temas de la mesa de diálogo internacional, aunque, como hizo este domingo, ha considerado que los resultados del 1-O “vinculan” al Govern y que tras la votación los catalanes “se han ganado el derecho de ser escuchados y respetados”. Y ha avisado que, sea cual sea el resultado de la mesa, el Govern no contempla el mantenimiento del actual “estatus quo” como alternativa.

En este sentido, Puigdemont ha reconocido que el diálogo de la mesa de negociación también tendría que versar sobre la soberanía de Catalunya. “La gente quiere hablar de Catalunya. La gente no salió a la calle ayer para hablar del sistema de financiación”, ha lanzado el president.

“Hay que poner fin a la restricción de libertades que se vivió ayer y favorecer la mediación leal y sincera. Hay disposición de gente de fuera a asumir este rol, pero no es suficiente que este rol sea aceptado por una de las partes. El Gobierno español también tiene que estar dispuesto a aceptarlo”, ha aseverado Puigdemont.

Además de esta petición, Puigdemont ha anunciado la creación de una comisión de expertos para “llegar hasta el final” en la investigación de las cargas policiales del 1-O, y ha exigido a Interior la retirada de todos los efectivos policiales desplazados a Catalunya por el 1-O.
Fuente: eldiario.es

You May Also Like