La Justicia condenó a Carrefour por maltratar a dos clientas

La Justicia rosarina condenó a supermercados Carrefour por el maltrato a dos jóvenes clientes a las que acusó de haber sustraído productos de la sucursal ubicada en Eva Perón 5856. Por el daño sufrido deberán pagarle entre capital e intereses la suma de 70 mil pesos.

Daniel Cervigni, uno de los abogados de las mujeres, dijo que sus clientas “fueron sometidas a una situación humillante por el presunto hurto de un producto”.

El caso ocurrió el 31 de agosto de 2008. “Nuestras clientas habían concurrido al Carrefour. Cuando estaban saliendo del local, el personal de seguridad creyó que habían hurtado un producto, a pesar de que las alarmas no hicieron ningún ruido, y las invitaron a pasar a un baño”.

Allí, según contó el abogado, les pidieron que se desvistiera “en una situación totalmente humillante porque quedaron en ropa interior. Nuestras clientas terminaron en la puerta, con un móvil policial que las condujo hasta una seccional 12ªy fueron liberadas horas después”.

En declaraciones al programa “Zysman 830”, Cervigni remarcó que “La empresa a través del personal de seguridad que trabaja en el lugar y la policía adicional observan que habían hurtado algo. Pero de todo el relato surgió que nuestras clientas no llegaron a terminar con esta acción ni tampoco el detector de la alarma sonó”, expresó el abogado.

En el fallo que trascendió hoy, la jueza en lo civil y comercial Nº 18, Susana Gueiler, sostuvo que “quien concurre a un centro comercial o de esparcimiento tiene una confianza fundada en que el empresario se ha ocupado razonablemente de su seguridad”.

La magistrada agregó “se deben adoptar medidas a favor del consumidor con el fin de evitar que mientras realiza las compras sufra daños. La actividad del personal que presta los servicios de seguridad a una empresa debe adecuarse a parámetros razonables de respeto al consumidor”.

Señaló la jueza Gueiler que “no resulta adecuado que ante la sospecha de hurto se detenga a los sospechados en la línea de caja y a pesar de que las alarmas de los detectores no sonaron, se los obligue a empujones a concurrir al baño, quitarse la ropa y proceder a su detención”.

Al hacer lugar a la demanda, la jueza también condenó a Carrefour a pagar la suma 5.000 pesos por daño punitivo, que es una multa a los fines de castigar a los proveedores de bienes y servicios que incurren en graves inconductas.
Fuente: lacapital.com.ar

You May Also Like

Deja un comentario