Las compras de Milani a Israel

La Justicia decidió reabrir una causa contra César Milani, en la que se busca determinar si el ex jefe del Ejército montó una red de espionaje ilegal al servicio del kirchnerismo. La investigación surgió a partir de una nota publicada en 2014 por el director del Informador Público, Carlos Tórtora, y había sido cerrada por el juez Claudio Bonadio cuando el abogado y periodista se negó a revelar sus fuentes.

Como testigo fue citado Antonio Stiuso, quien en declaraciones al diario La Nación afirmó que el retirado general manejó un aparato de inteligencia paralela. Se espera que el ex espía, públicamente enfrentado a Milani y su socio, el ex agente Fernando Pocino, ratifique sus dichos ante la Justicia.

En torno a este caso, Adelanto 24 pudo acceder al listado de “una importante compra de elementos de control de comunicaciones y espionaje electrónico” ordenada por Milani, cuando aún era teniente general, a Israel.

Casualmente, el ministro Julio Martínez (Defensa) niega haber encontrado equipos de este tipo tras haber auditado las Fuerzas Armadas. Lo curioso es que en 2013, cuando era diputado y presidía la Comisión de Defensa de la Cámara baja, denunció lo contrario. “Milani utiliza su personal y recursos para espiar a opositores”, dijo entonces. Tres años después, terminó ratificando al milanista José Arce al frente de la Dirección de Inteligencia del Ejército.

La operación, según fuentes que intervinieron en la misma, costó “más de 350 millones de dólares”, estuvo a cargo de “inteligencia del Ejército” y se hizo bajo el amparo de la ley de inteligencia, lo que la eximió de ser rendida ante los organismos pertinentes.

“Los equipos fueron adquiridos y manejados por Inteligencia Militar y no los compartieron con otras dependencias” como la disuelta Secretaría de Inteligencia, pese a que la compra “fue autorizada” por su ex titular, Oscar Parrilli, y el ex secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, indicó un ex agente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Este último dato, cuentan, surge de “los permisos de compra que Milani presentó ante las empresas intermediarias” que fueron remitidos a las autoridades de la Defensa israelí.

Los equipos

De acuerdo a fuentes consultadas por Adelanto 24, Milani adquirió con la venia del gobierno kirchnerista tres tipos de equipos: ELS – TR 3015, PHANTOM 31500 y PHANTOM 3000 A. Los mismos permiten “controlar y manejar” los contenidos de correos electrónicos, SMS, mensajes de voz, WhastApp, y “cualquier otro tipo de comunicaciones que se basen en el envío de paquetes de datos con una encriptación convencional”, afirmaron.

Según pudo saber este portal, la compra se habría hecho por medio de la firma israelí TraceSpan Communications y triangulado vía París “para que no quedaran rastros”. En ese momento, el Memorándum con Irán estaba vigente y la posibilidad de que la operación saliera a la luz significaba un riesgo que los intermediarios ni el gobierno argentino estaba dispuesto a correr. Dato: Israel habría impedido la venta de elementos de última generación por el Pacto.

Además, se habrían adquirido “tres drones ZAIT” que -entendidos señalan- fueron especialmente diseñados para el “control urbano” por su capacidad de obtener imágenes y captar comunicaciones, mediante “mini antenas”.
Fuente: adelanto24.com

You May Also Like