Las pymes, en alerta ante el avance de las importaciones

Así se desprende de un informe empresarial que causa alarma en la producción nacional. La invasión de productos extranjeros deja a la industria argentina al borde del colapso. Textiles, calzado, marroquinería, electrodomésticos y metalmecánica, los sectores más afectados por la falta de protección estatal

Más de la mitad de los empleos lo generan las pymes, y vamos a ayudarlas para sacar a la Argentina adelante”, dijo hace unos meses atrás, el Presidente Mauricio Macri. Hoy, la realidad parece estar cuestionando las afirmaciones oficiales, ya que según un informe efectuado por las cámaras que nuclean a las pequeñas y medianas empresas del país, una de cada tres analiza su cierre debido a la falta de competitividad que les genera la apertura indiscriminada de importaciones efectuada por la administración nacional.

De acuerdo a un estudio realizado por la Fundación Observatorio Pyme (FOP), el principal problema que tienen las empresas en la Argentina es la política que viene llevando adelante el macrismo de dejar acceso libre a los productos y artículos provenientes del extranjero, sin ninguna clase de controles por parte del Gobierno.

Solo durante el año pasado aumentó un 44% la proporción de firmas que declararon sentirse amenazadas por los productos importados, a la vez que el 21% de las pymes experimentó una caída en la participación en el mercado interno, lo que ha llevado a que solo en el primer trimestre de este año cerraran 1.800 fábricas, a un promedio de 20 por día, lo que grafica claramente la crisis que vive el sector.

Algunos datos evidencian cuánto perjudica a la industria nacional la entrada de productos del exterior, como por ejemplo el crecimiento en un 18% de los bienes de consumo, lo que llevó a que en los últimos meses haya caído un 8% la producción de las pequeñas empresas.

En uno de los sectores donde más se percibe esta situación es en la marroquinería (pieles y cueros), cuya importación aumentó un 200%, proliferando las carteras y bolsos de origen extranjero en los negocios locales. En otro rubro donde se puede observar la alarma empresarial, es en el de los electrodomésticos, donde las importaciones crecieron un 58%. A ello le siguen la industria del calzado con un incremento importador del 54%; los artículos de la rama textil, que se acrecentaron en un 43%, y la metalmecánica con un 40% de suba.

Muerte temprana

Dirigentes de diferentes cámaras empresariales consultados por diario Hoy, remarcaron su parecer sobre esta situación, y solicitaron medidas urgentes para frenar la apertura de importaciones ejecutada por el oficialismo porque, de no ser así, el cierre de compañías, con las inclemencias sociales que eso origina, aumentará hasta producirse lo que denominan “un colapso fabril y empresarial”.

En diálogo con este diario, Roberto Ratti Merchante, gerente general de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), señaló: “A nosotros lo que nos está matando es la apertura indiscriminada de importaciones que está llevando adelante el Gobierno nacional. Lo que compite contra nosotros en forma muy dura es el contrabando y la importación de productos sin registros oficiales”.

Para el referente empresarial, “se está pergeñando una política que hace que pueda ingresar toda clase de mercadería a nuestro país, sin ninguna clase de control por parte del Estado nacional y eso es lo que más afecta a las pequeñas y medianas empresas. La importación deliberada de productos que noso­tros fabricamos es lo que nos está llevando casi a la destrucción”.

“Faltan controles por parte del Estado para regular lo que entra al país y de la forma que entra. Es una política que, lamentablemente, está sosteniendo el Gobierno nacional, que nosotros repudiamos y con la que estamos totalmente en desacuerdo. No les interesa la industria nacional y fortalecer el mercado interno, todo lo que hasta ahora han hecho ha sido destruir el mercado interno, con la consecuente caída del salario, la pérdida de puestos de trabajo y políticas impositivas que ahogan a las pymes”, resaltó Ratti Merchante.

Aportando casi el 40% del PBI nacional y con el 80% del trabajo privado dado por este sector industrial, las pymes se han convertido en una pieza clave del andamiaje económico y social, por lo que un cierre masivo aún más grande del que se vive por estos días podría traer consecuencias funestas para el país al corto y mediano plazo.

Números de una realidad compleja

– 20: las pymes que cierran por día en nuestro país.

– 200%: crecieron las importaciones en el rubro marroquinería.

– 58%: avanzaron los electrodomésticos que vienen del exterior.

– 54%: se incrementó el ingreso de calzados a la Argentina.

– 43%: de los productos textiles provienen del extranjero.

– 18%: aumentó la entrada de bienes de consumo.

– 72.000: los empleos perdidos en el sector en el último año.

Crisis productiva que no se detiene

Parece haber quedado lejos en el tiempo la realidad de un país con fábricas abiertas y rebosantes de producción. Hoy, la imagen habitual son persianas bajas y chimeneas muy lejos de lograr su capacidad productiva total.

Los datos son ejemplificadores de esta situación, según datos brindados ayer por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Aimra), la producción metalúrgica se contrajo un 4,9% interanual en marzo, con lo cual acumuló en el primer trimestre una caída del 5% frente a igual período del año pasado.

De acuerdo a lo que se estipula en la industria metalúrgica y metalmecánica, hay más de 400 pymes del sector en riesgo por la entrada de productos del exterior y por la decisión oficial de no darle importancia al mercado interno.

A esto se le suma que el intercambio comercial durante marzo cerró con un déficit de 941 millones de dólares, que superó la pérdida de 274 millones de dólares de igual mes del año pasado, de acuerdo a datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Con este resultado, el primer trimestre del año cerró con un déficit de 1.088 millones de dólares, casi tres veces más que los 342 millones de pérdida registrados entre enero y marzo de 2016.
Fuente: diariohoy.net

You May Also Like