Macri golpeó por sorpresa a sus ministros con el decreto de los familiares

Mauricio Macri tomó por sorpresa a varios de sus ministros con el decreto que prohibirá que sus familiares estén contratados en cualquier cargo de la administración nacional.

Pocos funcionarios sabían de antemano que se venía una medida de este talante. Los funcionarios no estaban enterados del impacto real de la decisión del presidente, tanto por el tiempo que tienen sus familiares para abandonar los cargos como qué parientes estarán a salvo de la medida.

Por eso, esta mañana debieron comunicarse con la Rosada para saber el alcance de la medida, que estipula que los padres, hijos, hermanos, nietos, abuelos, cónyuges, suegros, nuera y yerno de los ministros no pueden tener cargos en ninguna dependencia de la Administración Pública Nacional, Organismos Descentralizados, ni tampoco en las empresas públicas.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra venía trabajando desde hace varias semanas en el decreto. Su esposa Carla Piccolomini había quedado a salvo el 10 de diciembre, cuando asumió como diputada nacional y abandonó la dirección de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina (RTA).

Eso sí, antes de hablar con la prensa, Ibarra debió improvisar una breve sesión de coacheo en medio del Salón Blanco con tres asesores de comunicación del Gobierno para explicar hasta dónde llegaba la medida.

Entre los casos más curiosos está el del ministro de Turismo, Gustavo Santos, que deberá despedir a su propio hijo: su jefe de gabinete, Matías Santos Crocsel. El más perjudicado será el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, cuyas dos hermanas, esposa y cuñado trabajan en el Estado. Rogelio Frigerio tiene a su padre y a su esposa trabajando en cargos políticos: Victoria Costoya es directora de Desarrollo Social y Octavio Frigerio director en YPF.

Guillermo Dietrich deberá hacer echar a dos cuñados: el ex funcionario sciolista Juan Pablo Álvarez Echagüe, que maneja el Instituto Argentino de Transporte y Valentina Álvarez Echagüe, gerenta en el Ente Regulador de Aguas y Saneamiento (Eras). El titular de Arsat, Rodrigo de Loredo, es un mimado de Peña que deberá renunciar por ser yerno de Oscar Aguad. El hijo de José Torello, “Toto”, renunciará a la Anses.

En el Gobierno no sabían definir hasta qué punto será determinante el decreto para las parejas de los ministros si no están casados. La novia de Pablo Avelluto, Carolina Azzi, trabaja “ad honorem” en el ministerio de Cultura.

En tanto que en el Ejecutivo aseguran que está a salvo Marina Klemenziewicz, que será ascendida a secretaria de Estado en el ministerio del Interior. Su esposo, Iván Pavlovsky, es el vocero de Macri.
Fuente: politicaonline.com

You May Also Like

Deja un comentario