Maduro les da 48 horas a funcionarios de EE.UU. para salir de Venezuela

Si las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela estaban en su nivel más bajo, hoy terminaron de fracturarse con la decisión tomada por el presidente Nicolás Maduro de declarar personas no gratas al encargado de negocios y al ministro consejero de la representación diplomática estadounidense.’

Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y otros países de la región rechazaron los comicios presidenciales alegando que no cumplieron con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente.

Maduro les dio un plazo de 48 horas a Todd Robinson y al ministro consejero Brian Naranjo para que abandonen el territorio venezolano.

La medida adoptada por Maduro obedece simplemente a la respuesta que su Gobierno le da al presidente Donald Trump, quien al conocer los resultados de los comicios presidenciales endureció las medidas económicas para Venezuela con el fin de que la administración Maduro no acabara de dilapidar la poca riqueza que tiene el pueblo venezolano.

Se conoció que el presidente reelecto el pasado domingo acusó a Robinson, máximo representante de la legación estadounidense, de conspirar contra su país en materia económica, de forma militar y política. Maduro ordenó su retiro y el de su segundo a bordo.

El gobernante defendió la medida alegando que lo hacía en “protesta y en defensa de la dignidad de la patria venezolana”.

Maduro señaló directamente a la representación diplomática en Caracas de promover una “conspiración permanente” y dijo que autorizó al vicepresidente para que presente en los próximos días unas supuestas pruebas de las conspiraciones en el campo militar, económico y político de Robinson, al que acusó de violar la “ley internacional de manera descarada”.

Maduro recordó que el canciller venezolano Jorge Arreaza le ha llamado la atención al diplomático en varias oportunidades y le ha entregado “más de 10 notas de protesta” para exigirle que rectifique.

Entre otras acusaciones proferidas por el gobierno de Maduro, está la de presionar a la oposición para que no participara en la consulta presidencial y se retirara de la mesa de negociaciones que mantuvieron el Gobierno y la oposición hasta inicios de año en República Dominicana.

Ante estos presuntos hechos, Maduro exigió un alto a las “conspiraciones” durante un discurso que ofreció en la sede del Consejo Nacional Electoral, adonde acudió para recibir la certificación como ganador de los comicios del 20 de mayo y la acreditación para gobernar el país entre 2019 y 2025.

“El Gobierno de Estados Unidos pretende seguir escalando su agresión contra Venezuela”, indicó el mandatario al criticar las nuevas sanciones que acordó Washington que limitan la capacidad del Gobierno venezolano de liquidar activos públicos.

Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y otros países de la región rechazaron los comicios presidenciales alegando que no cumplieron con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente.

Entre febrero y marzo, la Cancillería venezolana entregó a Robinson dos notas de protesta por mantener una gestión considerada de “permanente provocación pública” y por asumir “opiniones y roles propios de un dirigente político de la oposición”.
Fuente: panamaamerica.com.pa

You May Also Like

Deja un comentario