Mejor cerrar “la dañina grieta” y escuchar los diferentes enfoques

“(…) Hoy quisiera traer otra palabra que creo que fue usada de una manera que nos hizo mucho daño: grieta. Todos sabemos lo que es una grieta. Pero la palabra se usó para definir la división de nuestra sociedad por pensar diferente. Si hay una grieta hay dos territorios separados por un vacío. No hay puentes. No hay comunicación posible. Si uno quiere pasar de un lugar al otro para dialogar se cae en una zanja. Los que no se sienten parte de ninguno de los dos sectores están condenados a desplomarse en ese tajo hecho casi de violencia: una grieta no se piensa, no se planea, desgarra la superficie de forma antojadiza. La democracia es pluralidad de voces viviendo en un mismo conjunto y espacio social. ¿Éramos una grieta o el lenguaje operó sobre nosotros y nuestras diferencias para que no haya diálogo posible? Tal vez, si hubiéramos hecho una advertencia desde la conciencia lingüística la historia sería diferente. (…)”
Claudia Piñeiro,
Feria del Libro,
26/04/2018.
Cuando concluyó su discurso, Claudia Piñeiro sacó de un bolsillo un pañuelo verde, por el derecho al aborto, que enarboló como bandera en la apertura de la Feria del Libro. Pero esa expresión no logró que se olvidara su discurso y menos la manifestación.

Segun ya se sabe, la inauguración de la 44ta. edición de la Feria Internacional del Libro culminó en un escándalo: unos 150 estudiantes y profesores, intercambiaron denuestos -“fascistas, antidemocráticos”- e interminables reproches con el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto-, y erosionaron el acto inaugurado por la escritora Claudia Piñeiro, siempre acompañada por Ricardo Gil Lavedra, su pareja. Ella ofreció un discurso elaborado con anterioridad sin prever los incidentes, en el que expuso el conflicto de los intelectuales con “el Estado, la industria editorial y los intolerantes que pretenden imponer como debemos vivir”.

——–

Avelluto llamando fascistas a los manifestantes. Estos le responden igual y le dicen antidemocrático. Luego se va. pic.twitter.com/bZHxONajfq
— Urgente24.com (@U24noticias) 1 de mayo de 2018

“En dos novelas y en un cuento toqué la temática del aborto”, dijo @claudiapineiro en el discurso inaugural de la @ferialibro. Buscá los títulos en https://t.co/DV6vYnO3O1
— Revista Anfibia (@revistaanfibia) 30 de abril de 2018

——–

Una vez apagado momentáneamente el fuego encendido por quienes se niegan al cierre de 29 profesorados, ante un proyecto del gobierno porteño que promueve la Universidad de Formación Docente (UNICABA), Piñeiro, autora, entre otras obras, de “Las viudas de los jueves”, diálogo con Urgente24:

-Unos días después de los incidentes, ¿cuál es su reflexión?

-Reconozco que deberían haber dejado hablar a Avelluto (ministro de la Nación) y a Enrique Avogadro (ministro de la Ciudad de Buenos Aires), pero las chicas con uniformes y los profesores vienen reclamando desde noviembre que se discuta el proyecto en la Legislatura. Y el gobierno no dialoga con nadie. No debate en una Legislatura que controla ni facilita los métodos de asambleas previstos para los egresados.

-¿Hubo intolerancia de ambas partes?

-No se puede decir que los estudiantes tuvieron un comportamiento antidemocrático, porqué desde hace meses que no los quieren escuchar. Es muy poco serio afirmar eso. Avelluto y Avogadro debieron hablar, pero primero tenían que haber habilitado el ámbito de discusión correspondiente, que es la Legislatura. Hay muchas dudas no despejadas sobre una ley proyectada por un oficialismo que está en condiciones de aprobarla pues tiene mayoría de representantes.

…Es decir….

…que los chicos y los maestros actuaron motivados por la desesperación ¿Fueron intolerantes? Si los funcionarios conocían la situación, tenían que haber hecho algo antes. La gente, el público, en general, se entera del problema, por este escándalo y no por la radio o la televisión. Necesitaban un ámbito como el de la Feria del Libro, para ser escuchados. No se puede manipular a la opinión pública, afirmando que se trata de “militantes kirchneristas”. Son personas que, como nadie las escucha, apelan a este método ruidoso. Si los temas no se resuelven donde corresponden, en este caso en la Legislatura, se va a las calles, a espacios abiertos como la Feria del Libro. Es una operación cuando se machaca identificando a los manifestantes con una protesta K.

——–

“(…) Cuando yo subí al escenario, los que protestaban seguían reclamando y hablando. No es que subí y se callaron: yo empecé a hablar y no se habían callado. Se callaron cuando dejé el atril y me paré adelante. No es lo mismo pararte detrás del atril y hablar en un tono monocorde que pararte en el centro del escenario y hablar. Son todas decisiones que uno toma de cómo plantarte frente a alguien que te está interpelando. No lo digo como un valor mío, resolví hacer eso porque intuitivamente sentí que si no lo hacía, no paraban. Después algunos me criticaron porque dijeron que yo los convalidé hablándoles a ellos. Yo quisiera saber por qué no le hablaron los demás a ellos. Porque me parece que una de las formas de calmar las cosas es hablar. Dejaron que eso creciera y después, cuando Avelluto sí quiso hablar, porque él en realidad sí tomó el toro por las astas, se había desmadrado todo. Todo llegó a una tensión tal que era difícil de manejar. Yo digo: ¿cuál es la solución que planteaban? ¿Que los sacara la policía? Esto era de entrada libre y gratuita, no estaban cometiendo ningún crimen. Sí, no dejaban dar los discursos, eso es verdad. ¿Y eso justifica que vos los saques? Yo creo que no. (…)”.
Claudia Piñeiro
al diario Página/12

——–

-¿A más de 2 años de gobierno macrista, la grieta no se cierra?

-Voy a repasar mi discurso. Dije que la grieta nos hizo mucho daño. Es una palabra que se usó para definir la división de nuestra sociedad por pensar diferente. Si hay una grieta, hay dos territorios separados por un vacío. No hay puentes. No hay comunicación posible. Si uno quiera pasar de un lugar al otro para dialogar, se cae en una zanja. Los que no se sienten parte de ninguno de los dos sectores están condenados a desplomarse en ese tajo hecho casi de violencia: una grieta no se piensa, no se planea, desgarra la superficie de forma antojadiza. La democracia es pluralidad de voces viviendo en un mismo conjunto y espacio social. ¿Éramos una grieta o el lenguaje operó sobre nosotros y nuestras diferencias para que no haya diálogo posible?

-…Usted propuso….

-…el punto de vista. Y sigo con mi discurso. Nadie mira el mundo desde la misma ventana y por lo tanto no hay una sola imagen posible. Entender el concepto de punto de vista, en vez de dibujar una grieta, podría ayudar a ponernos en la ventana del otro para mirar el mundo, aunque luego uno termine eligiendo la ventana propia… necesitamos, como dijo Kartun, que los personajes no sean planos ni maniqueos. Ese requerimiento nos obliga a hacer un ejercicio de humildad… caminar con los zapatos de otro ayuda a comprender que ese otro vivirá su vida como lo indique su historia personal y su esencia. Y esa comprensión nos puede enseñar a no juzgar, y a abrazar aún después de un acto que no compartimos.

——–

“(…) Al pensar en qué decir, lo que pensaba es que yo iba a venir después de cuatro discursos que en general son políticos. Y habitualmente, después de eso, los escritores venimos a hablar de literatura. Pero en la Feria tenemos un montón de lugares para hablar de literatura y lo que yo quería era contar cuál es nuestra situación como escritores, trabajadores, como mujeres dentro de ese campo cultural y hablar también del rol del intelectual, que es la palabra clave, y que es una palabra que incomoda porque tiene algo de elite, ¿no? Por eso yo quería todo el tiempo llevarlo a que no es una cuestión de elite sino de oficio. Así como otro sabe hacer zapatos o sabe manejar un taxi o sabe hacer una cirugía, nosotros sabemos hacer ciertas cosas que tienen que ver con nuestro oficio, porque trabajamos con la palabra. Entonces, cuando alguien quiere hacer manipulaciones del lenguaje nos damos cuenta; cuando alguien quiere pintarte personajes maniqueos, te das cuenta; cuando alguien quiere imponer su punto de vista como si esa fuera la verdad, cuando te hablan de La Verdad, también te das cuenta. Eso es un ejercicio del novelista, del escritor, del que está con la palabra. A lo mejor es un aporte que podemos hacer. Lo que quería plantear era eso: retomar la intervención pública bajándola del pedestal y acercando herramientas que nosotros tenemos y que a lo mejor a los otros les son útiles. (…)”.

——–

-En su presentación, el Nobel Mario Vargas Llosa, habló a favor del liberalismo y despotricó contra el populismo..

-…no tengo opinión… no sé de liberalismo… no soy política…

-¿Qué opina de las feaks news, las noticias falsas, que se propalan con gran facilidad, merced a los grandes avances tecnológicos?

-Cómo todo el mundo honesto, las desapruebo. Me han tocado a mí de cerca. Dijeron que había muerto. Un medio me involucró en una noticia maliciosa contra Maru Botana. Es cierto que la tecnología agrava el problema, pero por sobre todas las cosas es una cuestión que fomentan las malas personas.
Fuente: urgente24.com

You May Also Like