Merkel y Alemania en vilo ante la votación de los socialdemócratas sobre nueva coalición

Divididos y debilitados, los socialdemócratas alemanes deciden este domingo si aceptan el principio de una nueva coalición dirigida por Angela Merkel para salir del estancamiento poselectoral que ha dejado a Alemania sin gobierno desde hace cuatro meses.

Europa también está pendiente de lo que vaya a ocurrir. El viernes, en París, la canciller alemana y el presidente francés, Emmanuel Macron, insistieron en la importancia de una Alemania que funcione para reformar la UE.

Los 600 delegados del congreso del partido socialdemócrata alemán (SPD), reunidos en Bonn, tendrán que aceptar o rechazar el resultado de las negociaciones preliminares con los conservadores, que la semana pasada desembocaron en un borrador de programa común con la CDU de Merkel y sus aliados bávaros (CSU).

Un resultado favorable este domingo por la tarde conduciría a nuevas negociaciones para formar un gobierno a finales de marzo.

Pero un “no” pondría a Alemania en una situación inédita. Merkel tendría que elegir entre formar un gobierno en minoría o convocar elecciones legislativas anticipadas, una opción muy arriesgada para ella.

Hasta la fecha, la canciller ha rechazado ambas posibilidades, ante el temor de que unas nuevas elecciones impulsen aún más a la AfD (ultraderecha), que en septiembre recabó un 13% de escaños, un récord.

Y el SPD, que salió muy mal parado en las legislativas (20,50%) y se desploma en los sondeos desde entonces, está profundamente dividido ante la perspectiva de prorrogar la gran coalición (“GroKo”) saliente con Merkel.
#NoGroKo

Para el jefe del partido socialdemócrata, Martin Schulz, y la mayoría del resto de dirigentes, se trata de evitarle a Alemania una crisis gubernamental prolongada y, de rebote, una dañina parálisis a la Unión Europea, justo cuando se tienen que negociar reformas clave en materia económica, presupuestaria y migratoria.

Para Schulz, se trata también de evitar unas elecciones anticipadas en las que los “electores castigarán” a quienes fueron incapaces de formar gobierno.

En cambio, parte de la militancia socialdemócrata considera que la formación necesita una cura de oposición y un giro a la izquierda para sobrevivir. Según ellos, la única que ha sacado provecho del gobierno en coalición ha sido Merkel, pese a que algunas de las reformas más populares, como la introducción del salario mínimo, fueran obra del SPD.

Esos militantes, agrupados bajo el lema #NoGroKo y liderados por el jefe de las juventudes del partido, Kevin Kühnert, consideran que se hicieron demasiadas concesiones a los conservadores en los diálogos preliminares de enero, especialmente en lo que respeta a fiscalidad, sanidad e inmigración.

En unas votaciones simbólicas, las federaciones del SPD de Sajonia-Anhalt y de Berlín rechazaron esta semana el proyecto de coalición.

Ni siquiera Schulz quería la alianza al principio: la noche de la derrota en las legislativas, prometió ir a la oposición y no repetir con Merkel en el ejecutivo.

“Hay un ambiente de controversia en el SPD”, apuntó Kevin Kühnert, mientras que la jefa de los socialdemócratas de Baviera, Nascha Kohnen, predijo una votación “ajustada” este domingo.

Por su parte, Schulz recalcó el viernes en un correo a los militantes que el congreso del SPD “tiene una importancia enorme para el futuro de Alemania (…), para Europa”.
Fin de la era Merkel

Angela Merkel también insistió esta semana en que los socialdemócratas debían tomar “una decisión responsable” porque Alemania y Europa “necesitan un gobierno estable”.

Con todo, aunque gane el “sí”, los militantes del SPD tendrán que votar cualquier eventual resultado de las negociaciones.

Para muchos observadores, las dificultades para formar su cuarto gobierno ilustran el crepúsculo de Angela Merkel tras más de una década en el poder.

Si se alían, “Merkel y Schulz gobernarán, pero sin inspiración, esta gran coalición simbolizará el principio del fin de una era”, señaló el Consejo Europeo de Relaciones Internacionales, un centro de reflexión.
Fuente: 24horas.cl

You May Also Like