Miguel Lifschitz tuvo que responder sobre el futuro de Garibay y Balagué

Un dirigente socialista de su entorno, José Garibay, será el ministro de Infraestructura y Transporte (la cartera que reemplazará a la de Aguas) y la ministra de Educación, Claudia Balagué, seguirá en su cargo. No fue un anuncio directo, pero se parece. “Son nombres posibles”, dijo el mandatario.Lifschitz

El tercero es el diputado provincial de la UCR, Maximiliano Pullaro, quien asumirá como ministro de Seguridad Pública en reemplazo de Raúl Lamberto, según comentó el propio legislador entre sus allegados.

Lifschitz mantiene en secreto el nombre de su ministro de Gobierno, que ya designó, pero sólo se conocen sus rasgos (“socialista, de confianza y claro perfil político”), aunque ayer adelantó que el suspenso no se extenderá más de quince días. “Mi aspiración es anunciar los ministros a fin de octubre. Va a ser un gabinete frentista, habrá figuras que ya son parte del equipo (del gobernador Antonio Bonfatti) y vamos a incorporar gente nueva”, adelantó.

Lifschitz ratificó que trabaja en una reforma a la ley de Ministerios, que la Legislatura debería aprobar antes del 10 de diciembre. “No son grandes cambios”, sino “algunos retoques, no demasiado importantes, así que probablemente eso lo hagamos durante el mes de noviembre. Porque vamos a necesitar una ley de la Legislatura”, afirmó.

Cuando le pidieron precisiones sobre la reforma, dijo que “la Secretaría de Medio Ambiente se convertirá en Secretaría de Estado” y “el Ministerio de Aguas pasará a llamarse de Infraestructura y Transporte” y absorberá a Vialidad Provincial. “En principio, hasta ahora, ese es el único cambio previsto”, dijo. Sin embargo, otras fuentes de su partido dicen que Lifschitz piensa en un Ministerio de Energía, una Secretaría de Estado de prevención de adicciones -similar a la Sedronar- y una Secretaria de Comercio y Servicios, como la que anunció hace pocas semanas a empresarios del sector.

–Entonces, ¿confirma al ingeniero Garibay como ministro de Infraestructura? –le preguntaron.

–Es uno de los nombres posibles, que ha estado circulando. Es un funcionario que está muy cercano a mí, así que sí, es uno de los nombres posibles –respondió.

–¿La ministra de Educación, Claudia Balagué, sigue en su cargo?

–También es uno de los nombres que está circulando –contestó Lifschitz.

“Hay nombres circulando para todas las áreas. La idea es hacer un gabinete frentista, donde haya continuidad y se aproveche la experiencia de los que ya vienen desarrollando tareas, pero también donde haya una renovación. Así que lógicamente vamos a apostar a figuras que en algunos casos ya son parte del equipo (de Bonfatti) y en otros, vamos a incorporar gente nueva”.

Ante otra pregunta, Lifchitz dijo que revelará su gabinete recién cuando complete las designaciones. “Los vamos a anunciar todos juntos, una vez que terminemos de armar el esquema. Falta todavía llenar algunos lugares. Estamos conversando con el radicalismo, tenemos una mesa bilateral que se viene reuniendo una vez por semana, en general. Mi aspiración es que a fines de octubre, de aquí a unos quince días, podamos tener cerradas todas las propuestas”, explicó.

Si bien Lifchitz no lo confirmó, es casi un hecho que el diputado Pullaro será el ministro de Seguridad, según comentó el propio legislador entre sus allegados. La versión se conoció también desde fuentes cercanas al propio gobernador electo.

Acerca del presupuesto de la provincia para 2016, Lifschitz dijo que será de “transición” porque lo presentará el equipo del ministro de Economía, Angel Sciara, con quien ya habló “varias veces” sobre el tema. “La idea es plasmar algunos de los objetivos que nos hemos planteado para el año próximo, por ejemplo, tener mayores partidas para inversión vial, obras públicas y el Ministerio de la Producción, entre otras cosas. Una vez que se logre un acuerdo sobre el esquema general del presupuesto, que no va a ser muy difícil, el gobernador Bonfatti lo enviará a la Legislatura”, cerró.
Fuente:derf.com.ar

You May Also Like