Narcotráfico en la Argentina: ¿Aníbal Fernández acorralado?

José Piedrahíta Ceballos, sucesor de Gilberto Rodríguez Orejuela (El Ajedrecista) en el cártel de Cali, operó en la Argentina desde el año 2008 con inversiones económicas siderales, encontrando en nuestro país un paraíso abierto para desarrollar con inversiones descomunales la construcción de su nuevo hogar en el mundo.

Aníbal Fernández tenía bajo su poder por aquellos tiempos a Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Unidad de Información Financiera, Migraciones, Policía de Seguridad Aeroportuaria y el Ministerio de Justicia desde donde había prohibido iniciar cualquier investigación sobre narcotráfico sin antes ser informado.

Es decir, ninguna investigación sobre ésta temática o lavado de activos se podía llevar adelante sin su consentimiento.

Debemos recordar que en esa época el Grupo de narcocriminalidad de Gendarmería Nacional que desarrollaba sus actividades en Capital Federal fue disuelto por él, dejando en el tacho de basura más de 300 investigaciones.

Según detalla el portal Informador Público, la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales Buenos Aires de Gendarmería Nacional (UESPROJUD) fue desmantelada el 7 de mayo de 2009 por el entonces poderoso Aníbal Fernández.

Aníbal Fernández no podía desconocer ni al colombiano Piedrahita ni su actividad, dado que estaba en la lista de narcodelincuentes buscados por DEA, sin embargo el jefe de ésta gavilla de delincuentes entró y salió del país, trajo dinero negro, realizó inversiones, montó estructuras y armó su imperio en Argentina sin que el hombre poderoso de Cristina Kirchner moviera un pelo.

Por aquellos días ya operaba en Chaco, Argentina, la lugarteniente del Chapo Guzmán (cártel de Sinaloa), María Alejandra López Madrid, lo que la obligó a huir a Asunción, Paraguay, donde fue apresada, extraditada y luego condenada aquí.
Fuente: nexofin.com

You May Also Like