No pueden arreglar Atucha II, y preparan el anuncio de la III y IV

La operadora Núcleoeléctrica Argentina NASA y la estatal china CNNC se preparan para firmar este 17 mes el “contrato comercial” referido a la construcción de la cuarta central nuclear (Atucha III) y de la quinta central, cuya ubicación no está definida aún, ambas con financiamiento chino, “cuyos detalles se siguen negociando”, afirmó el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano.

La firma tendrá lugar en oportunidad de la visita que el presidente Mauricio Macri realizará al país asiático, oportunidad en la cual ambos gobiernos suscribirán acuerdos en áreas y rubros estratégicos para los dos países.

Respecto de las dos centrales nucleares, cuya construcción había sido anunciada durante el gobierno de Cristina Fernández, Gadano explicó “se están revisando aspectos importantes respecto de los contratos definitivos”.

El costo estimado de ambas centrales es de us$14.000 millones (6.000 para atucha III y 8.000 para la quinta central, de los cuales unos 12.500 millones serán financiados por China).

Dicho financiamiento será a 20 años, con 8 de gracia y 12 para el repago del crédito. La cuarta central tendrá tecnología canadiense (CANDU) en tanto que la quinta central será con tecnología China y utilizará uranio enriquecido, detalló.

Lo que no contó Gadano, el sociólogo que es subsecretario de Energía Nuclear, que entró al Estado de la mano de Oscar Parrilli, y que Aranguren mantiene en su cargo, es que mientras tanto Atucha II está parada por averías y sin plata para arreglarla.

Según informa el sitio ‘Minuto de Cierre’, la central nuclear tiene tubos doblados, y estará fuera de servicio por lo menos tres meses más.

“Los trabajos de reparación debían terminar a fines de abril, pero tenemos por lo menos tres meses más”, confió una fuente del sector.

Atucha II es la más nueva de las centrales nucleares (comenzó a funcionar en 2011) y la parada técnica de este año ya estaba prevista, sin embargo, la extensión de la misma resultó absolutamente sorpresiva.

Las miradas apuntan a Gadano y por sobre él, a Aranguren, a quien acusan de saber poco sobre el sector energético más allá de los combustibles.

“Atucha II debía entrar en servicio el próximo domingo, pero ya se sabe que tardará más tiempo en volver a funcionar. Tanto en el Ministerio de Energía y Minería (MINEM), como en la empresa que maneja las centrales nucleares –Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima, NASA-, hay un hermetismo absoluto. Pero, según pudo averiguar Minuto de Cierre, los especialistas apuntan a malas decisiones de Julián Gadano, actual subsecretario de Energía Nuclear”.

Como se mencionó Gadano entró a la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) empujado por Parrilli, ex secretario general de Presidencia y titular de la SIDE, durante el kirchnerismo: “No tenía el título ni la experiencia que exigen las normativas internacionales, pero igual lo hicieron entrar por la ventana”, contó uno de los ex funcionarios que se opuso a su nombramiento. A Aranguren no le importó y poco después de asumir, lo nombró mediante el decreto 271/2015, junto a la mayoría de los funcionarios clave de su ministerio.

“En algún momento, dejar la energía nuclear a cargo de un sociólogo iba a dar un resultado negativo”. Los que conocen el tema hablan de dos errores de Gadano: administrativa y técnica. El primero por no haber realizado una previsión presupuestaria por si la parada técnica de esta central nuclear se prolongaba, algo que muchas veces ocurre, dada la extrema seguridad que se debe tener con esta fuente de energía.

Según diversas fuentes, algunos tubos de Atucha II estaban doblados, o “pandeados” en la jerga especializada. Por lo cual, si no se los arregla la central nuclear no puede volver a funcionar. Esto significa un problema técnico, que se debería haber previsto como posibilidad. Pero también una dificultad económica, ya que NASA tuvo ampliación presupuestaria este año, nada menos que por $ 3.000 millones. Esta decisión se tomó a principios de marzo, y culpan tanto a Gadano como Aranguren de no haber incluido el arreglo de Atucha II en esa importante cifra.

La quinta, en la Patagonia

Mientran tanto, circula la idea de que la Patagonia sea el lugar en el que se construya la quinta central nuclear del país. Ese plan está bajo análisis en los escritorios de los que deciden en materia energética. Todavía no se comunicó oficialmente, pero se avanza en esa dirección.

“Creemos que lo mejor es buscar un nuevo lugar no sólo para ésta, sino para la expansión futura. Un poco se sabe dónde estará. Trabajamos estos meses en buscar el nuevo sitio, que esté cerca de una fuente de agua fría, ya sea por un río caudaloso o el mar y estamos muy avanzados”, dijo Gadano.

Afirman que se construirá entre 2019 y 2020 (o 24 meses después de que se termine la otra) con una vida útil de 60 años. Esta planta utilizará uranio enriquecido y agua liviana y brindará al Sistema Interconectado Nacional unos 1.150 MW de potencia bruta.

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusion de comentarios no apropiados o insultos. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento
Fuente: urgente24.com

You May Also Like