Nueva York, receloso de los musulmanes

Quince años después de los ataques del 11 de septiembre, los musulmanes de Nueva York siguen haciendo frente a episodios de violencia contra sus mezquitas, así como al discurso de odio en su contra del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

El último ataque contra un centro islámico, a principios de agosto, fue la muerte a tiros a plena luz del día del imán Maulama Akonjee, de 55 años, y a su ayudante Thara Uddin, de 64, cerca de la mezquita Al Furqan Jame Masjid, en el barrio Ozone Park, en Queens.

Un ataque que desafortunadamente no sorprendió al imán del Albanian Islamic Cultural Center de Staten Island, Tahir Kukiqi, que explicó que sufrió un intento de agresión frente a su mezquita el pasado junio.

“Voy a matarte” y “Han venido a conquistarnos” fueron los gritos del hombre que le amenazó.

Tras ese incidente se reforzó la seguridad en la mezquita, un apoyo que volverá a desplegarse hoy al cumplirse el 15 aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

El imán lamentó que se relacione a los musulmanes con los terroristas, un vínculo que tilda de “injusto”, “mentira” y “falsedad”.

Como cada año, coincidiendo con el aniversario del peor atentado sufrido en la ciudad de Nueva York, en sus oraciones estarán presentes las víctimas del 11-S.

Preguntado el imán sobre la “islamofobia” que asegura existe en EE.UU., se refirió a Donald Trump, pero también quiso señalar que detrás del magnate neoyorquino “hay mucha gente”.

Para Enamul Upal, un bangladeshí de 40 años que lleva exactamente quince años en la Gran Manzana, “hay que distinguir entre los políticos y la gente de la calle” cuando se habla del trato a los musulmanes.

“Yo nunca he tenido ningún problema. Es más, siempre que he ido a algún sitio y he dicho que soy musulmán, me han ayudado”, explicó desde su puesto de venta frente a la mezquita de la calle 96 con la tercera avenida, en el Upper East Side.

Upal lamenta que todavía se relacione el Islam con el terrorismo porque “el Corán deja bien claro que no se ha de matar a gente inocente”.

“Por eso condenamos los atentados de la forma más dura posible”, agregó.

En los últimos años se han reproducido ataques a mezquitas tanto en Nueva York como en el resto del país. Unos episodios que han aumentado especialmente en el último año tras los atentados de París y Bruselas, así como la matanza de San Bernardino y un club nocturno en Orlando, ambos perpetrados por musulmanes, presuntamente.

Según una encuesta de CBS News, el 60% de los musulmanes dijo sufrir discriminación.
Fuente:panamaamerica.com.pa

You May Also Like