Obispo de Managua: “ya no será igual que antes, Nicaragua es de todos”

Crítico ante el gobierno de Daniel Ortega y la represión practicada contra universitarios en los días más álgidos de protestas, Báez es visto como un ‘embajador’ del descontento imperante en el vecino país contra la presidencia de la República.

En una manifestación convocada el sábado por distintos sectores, Báez fue ovacionado por miles de asistentes que mostraron su desaprobación a las acciones del gobierno.

Según las palabras del sacerdote, el país debe decantarse por la justicia social y la libertad para el crecimiento del país pero no con violencia ni opresión.

“¡Viva Nicaragua! De ahora en adelante ya no será igual que antes. Nicaragua es de todos los nicaragüenses“, apuntó Báez, en un tuit publicado el sábado.

La crisis social en el país vecino comenzó el 18 de abril luego de que el gobierno anunciara una reforma del sistema de seguro social que fue rechazada por estudiantes, trabajadores y empresarios.

El clamor por las reformas democráticas es impulsado por amplios sectores sociales, que en las últimas dos semanas salieron a manifestarse a las calles para rechazar lo que denominan “opresión” y para defender su derecho a vivir en “libertad”.

El gobierno anunció un diálogo para poner fin a la crisis, pero hasta este domingo no había definido una agenda ni fecha para iniciar las pláticas.

¡Viva Nicaragua! De ahora en adelante ya no será igual que antes. Nicaragua es de todos los nicaragüenses. pic.twitter.com/Jyk09WJahM

— Silvio José Báez (@silviojbaez) 29 de abril de 2018

El presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Leopoldo Brenes, reiteró el sábado la disposición de los obispos de mediar en un diálogo, pero dieron un plazo de un mes al gobierno para que se lleguen a acuerdos.

Ortega, quien gobernó por primera vez de 1979 a 1990 tras el derrocamiento de la dictadura somocista, retornó al poder en 2007 y fue reelegido en 2011 y 2016 en medio de procesos electorales muy cuestionados por la oposición

Sin embargo, la violencia que ejerció contra los manifestantes que salieron el 18 de abril a protestar contra la reforma al seguro social, irritó a los nicaragüenses pese a que el gobierno dio marcha atrás con su medida.
Fuente: crhoy.com

You May Also Like