Paraísos fiscales con un ojo tapado

Los paraísos fiscales, lugares donde la piratería financiera se ejerce con libertad, están sobre todo en los remanentes insulares de lo que fue el imperio británico, que se mantiene hoy en día como apéndice de su ex colonia, los Estados Unidos.Paraisos Fiscales

Los paraísos fiscales son lugares donde se puede evadir impuestos, lavar plata negra y hacer los negocios financieros como le gusta a los banqueros

El presidente del Uruguay, José Mujica, dijo: “el mundo rico inventó los paraísos fiscales para digerir toda la plata negra del mundo e incorporarla a los circuitos legales”, aunque ahora el mecanismo los afecta en forma negativa, porque los estados contemporáneos son formidables recaudadores y las exigencias son muy grandes”.

La evasión fiscal en el mundo llega a los 250.000 millones de dólares cada año, que suelen refugiarse en algunos de los 70 países identificados en los que obtienen amparo a través de legislaciones benévolas y el secreto bancario. Una organización británica surgida en 2003 (la Red de Justicia Tributaria Internacional), identifica como los casos más grave a dos repúblicas: Maldivas, -una isla de 300 kilómetros cuadrados situada en el océano Indico-, y a Naurú, de solo 20 kilómetros cuadrados, cercana a Australia, en el océano Pacífico.

Existen además decenas de “áreas protegidas” para la libre circulación de los capitales, para invertir o depositar en bancos y casas financieras abiertas en Andorra, las islas Cook, Costa Rica, Islas Caimán, Gibraltar, Hong Kong, Panamá, San Marino y la propia Suiza.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), ha reclamado ante la falta de trasparencia la sanción de normas que le den cristalinidad a las operaciones, y exista un adecuado intercambio de información entre los diferentes países. Lo que parece casi una utopía.

Cuando en los inicios de los años 90 del siglo XX se desmoronó el “socialismo real” y la economía planificada, los defensores del liberalismo económico sostuvieron que se vivía un tiempo de “globalización” indetenible, que unía a la democracia con el capitalismo, como dos caras de una misma moneda. El colapso actual del sistema económico mundial ­en su mismo centro­ ha echado por tierra muchos de estos pronósticos triunfalistas.

El economista Aldo Ferrer sostuvo que la imagen de un mundo sin fronteras, gobernado por fuera del control de los estados y de los actores sociales (donde) el poder de decisión radicaría en los operadores financieros y las grandes corporaciones transnacionales (mientras) los ámbitos nacionales estarían disueltos en el orden global y los estados carecerían de capacidad de decisión significativa ha sucumbido ante la realidad.

Los estados nacionales siguen incidiendo fuertemente, así como sus intereses propios y las alianzas regionales que son capaces de arquitecturar para potenciar sus demandas. Existe la globalización, pero con visiones y con intereses contrapuestos.

Fuente: aimdigital.com.ar

You May Also Like