Por la tecnología 4G, las empresas instalarán más antenas de telefonía celular en la ciudad

Las empresas de telefonía celular anunciaron fuertes inversiones para la implementación de tecnología 4G en Rosario, un despliegue que requiere la ampliación de la red de antenas existentes en la ciudad. Por eso, crece el consenso sobre la necesidad de modificar la normativa vigente.Antena

Así lo admitieron en el gobierno municipal, además de concejales, empresas y organizaciones de usuarios. El nuevo panorama colaboraría también a mejorar la infraestructura actual y a reducir los niveles de reclamos por el servicio que brindan las compañías.

Las empresas de telefonía celular admitieron las dificultades ya en noviembre del año pasado en el Concejo municipal, previo a la licitación del 4G: de las 54 antenas que habían prometido instalar en 2013 para mejorar el servicio no colocaron ninguna. Los representantes de las firmas apuntaron una vez más a las restricciones que impone la ordenanza en vigencia. Según los últimos datos disponibles, oficialmente hay 140 estructuras habilitadas en la ciudad.

Personal fue la primera compañía en “encender” la primera etapa de su red de 4G en Rosario el 19 de diciembre de 2014 en el macrocentro y en la zona norte de la ciudad. En enero pasado, el director de marketing del grupo Telecom, Manuel Correa Cuenca, aseguró que la cobertura del 4G en Rosario se irá extendiendo dentro del plan de inversiones por 13.000 millones de pesos que anunció Telecom para los próximos tres años en todo el país.

El avance del 4G permitirá dar un salto cualitativo en los servicios móviles y acrecentará exponencialmente la experiencia de usuarios de banda ancha móvil. Long Term Evolution (LTE) es una tecnología que se consolidó a nivel mundial ya que ofrece mejoras sustanciales en las velocidades de navegación móvil. También optimiza el uso del espectro. Las redes 4G multiplican por diez la actual velocidad disponible.

Por eso, la puesta en marcha de la tecnología 4G refuerza aún más esa demanda de cambios normativos. Las empresas, con el desembarco de esta tecnología, volvieron a transmitir esa necesidad a funcionarios de los gobiernos local y provincial en diversas reuniones.

El gerente de la región litoral de Movistar, Oscar Pisani, durante el anuncio de una inversión de 190 millones de pesos para desarrollar la cobertura del área urbana días atrás, admitió el diálogo con autoridades locales y provinciales.

Desde Claro decidieron avanzar con el mejoramiento de su red de 3G con una estrategia de bajo perfil antes de anunciar su paso hacia el 4G.

El subsecretario de Gobierno, Claudio Díaz, confirmó que la Intendencia conversa con las compañías y coincidió en la necesidad de modificar la reglamentación vigente. Desde el 12 de marzo de 1998, cuando se estableció la primera ordenanza referida a la telefonía móvil, se fueron incorporando sucesivas modificaciones que, principalmente, apuntaron al resguardo de la salud de los ciudadanos y a la fiscalización del servicio.

Actor de reparto. Pero a lo largo de estos 17 años la tecnología móvil mutó de tal manera que hoy el uso de los equipos celulares como teléfono para hablar se convirtió en un actor de reparto. Y todas las previsiones públicas y privadas suponen que esa lógica no hará más que profundizarse en el mediano y largo plazos.

En este sentido, consultores y las tres prestadoras de servicios están convencidos, por los antecedentes en la adopción de nuevas tecnologías de los consumidores argentinos, que la velocidad de migración de los usuarios hacia esta “autopista de datos” acelerará la demanda para que avance la construcción de la infraestructura que se requiere para brindar este servicio.

Así lo exponen también los fabricantes de equipos, que después de un semestre de readecuación de la producción en Tierra del Fuego de cara al nuevo negocio, prevén un impulso de las ventas en la segunda mitad del año de la mano del recambio tecnológico.

Exigente. En este sentido, Erica Molinero, directora general de Sony Mobile Argentina, que esta semana presentó en Buenos Aires el Xperia Z3 (su buque insignia en telefonía celular) al mercado local, reconoció que “el consumidor argentino es un consumidor exigente”.

Esta demanda de más y mejor infraestructura suele enfrentarse en espejo con los límites planteados, en paralelo por la misma ciudadanía, respecto al despliegue territorial de las antenas.Un debate que seguramente volverá cuando se analicen los cambios reglamentarios.

Frente a este escenario, en Entre Ríos se comenzó analizar la semana pasada en la Legislatura provincial un cambio normativo, reconociendo la problemática de la diversidad existente de reglas aprobadas en los municipios. Desde hace unos años, los principales actores del sector y municipios acordaron una especie de código de buenas prácticas, que está sirviendo de base para los cambios.

La Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) estima que en el país hay 1,2 celular por habitante.

Por todo esto, los distintos actores involucrados reconocieron a LaCapital que el proceso electoral puso el cambio normativo en stand by, al igual que otros tantos temas legislativos. Pero pocos dudan de que habrá cambios legislativos para la instalación de radiobases. En torno a los interrogantes son sobre la velocidad de su aprobación, seguramente, una vez más, la realidad impondrá los tiempos.Fuente: lacapital.com.ar

You May Also Like