Pronostican que el año cerrará con una inflación en torno del 25% anual

Un fin de año tranquilo con una inflación por debajo del 2% mensual, pero sin perder de vista lo que puede pasar con el dólar. Así es el pronóstico que comparten la mayoría de los economistas sobre cómo terminarán los precios en 2015.Inflaccion

El consenso entre los analistas consultados por La Nacion  es que cualquiera que sea el candidato ganador en las elecciones presidenciales, el costo de vida cerrará el año en torno del 25% anual, lo que implicaría una baja pronunciada frente al resultado de 2014 (siempre según las mediciones privadas, ante el descrédito de las estadísticas del Indec), aunque igual ubicaría a la Argentina peleando el segundo puesto en un ranking mundial de la inflación, detrás de Venezuela.

En la visión de los economistas no se espera para los próximos meses un plan de shock contra la inflación, sino más bien un proceso gradual de cambios, cuyo mayor impacto se hará sentir en 2016.

Por esta razón, la mayoría de las proyecciones de la inflación para el cuarto trimestre del año están en línea con lo que sucederá en los últimos meses del año, aunque también advierten que el factor a monitorear hasta entonces es la evolución del tipo de cambio oficial.

“Para lo que resta del año estamos proyectando un escenario parecido al de los últimos meses, con una inflación en torno del 2% mensual. En la medida en que dependa del Gobierno, no veo grandes cambios y la verdad es que tampoco creo que haya mucho margen para que una nueva administración levante el cepo cambiario de un día para el otro sin contar con un programa integral”, pronosticó el economista Jorge Todesca, de la consultora Finsoport. Según su relevamiento, septiembre cerró con una suba del 1,9% en el costo de vida y para octubre se espera una leve desaceleración, al 1,8 por ciento.

A grandes rasgos, el pronóstico está en línea con la previsión que manejan en la consultora Elypsis, que informó para septiembre una inflación del 1,7% y con una tendencia a la baja (el arrastre estadístico para este mes fue del 0,6%, el nivel más bajo del año).

Amenaza verde

“No esperamos grandes sorpresas de acá a fin de año y proyectamos una inflación para todo el año que va a cerrar por debajo del 25%, aunque la única variable a seguir es que no se arme despelote con el dólar oficial”, explicó Luciano Cohan, economista jefe de Elypsis. El principal nubarrón que podría complicar el escenario en materia de inflación es el tipo de cambio, y en este sentido todas las miradas están puestas en lo que podría pasar ante un eventual levantamiento del cepo al dólar.

“Para octubre no esperamos grandes cambios, porque el Gobierno va a hacer todo lo posible para mantener los precios bajo control en el mes en que se vota. Lo que vaya a pasar con la inflación va a depender mucho de lo que suceda con el cepo. Si el presidente que asume en diciembre decide mantenerlo, creemos que la inflación va a continuar en torno del 25%, pero si se levanta en forma inmediata podría llegar al 30%”, sostiene Camilo Tiscornia, que informó que septiembre cerró en 1,6%, con lo cual se completó el segundo trimestre consecutivo con una inflación mensual promedio de 1,7%, mientras que en los últimos doce meses, según sus cálculos, la suba llega al 24,8 por ciento.

La sensación de que el tipo de cambio será un problema que se pateará a 2016 es compartida en Elypsis. “Hoy la inflación tiene dos grandes anclas, que son el dólar y las tarifas, y no vemos que vaya a haber un cambio de acá a fin de año. Otra historia es lo que puede pasar en 2016, cuando se libere un poco el dólar y se autorice alguna suba en las tarifas, lo que va a provocar que salga a la luz la inflación que hoy está reprimida”, sostienen en la consultora.

Aunque en términos interanuales la inflación argentina muestra una marcada tendencia a la baja (el año 2014 había cerrado con una suba del 38%, en lo que constituyó el mayor incremento de la era kirchnerista), el panorama de la economía argentina difiere del de la región, donde casi todos los países se pueden jactar de que la inflación es un tema superado, con tasas de un dígito anual. Puede ponerse aparte a Brasil, donde preocupa el ritmo de aumento cercano al 9% anual.

En este contexto, el único consuelo que les queda a los consumidores argentinos es que una suba proyectada del 25% para todo 2015 ubica al país muy lejos de lo que sucede en Venezuela. La república bolivariana cerró 2014 con una suba del 65% y en lo que va de este año no se informó ningún índice oficial de inflación, con el argumento de que el país está “en guerra”. A falta de estadísticas formales, en Venezuela ya se alzaron las voces que alertan que se podría cerrar el año con una inflación superior al 200%.
Fuente:treslineas.com.ar

You May Also Like