Rock fuerte en el PJ

Calientan motores. Se alistan. Se pelean. Con la aparición pública de Florencio Randazzo y la mayor exposición de Daniel Scioli parece que el escenario electoral justicialista comienza a delinearse (o no). Ambos referentes estarían dispuestos a medirse en una interna. Dos años después de que Cristina Kirchner eligiera a su candidato, los tironeos no subsanaron. Lejos de la unidad, parecen no haber aprendido nada o bien sólo se trata de dividir aguas.

Después que el ex ministro de Interior, Florencio Randazzo, reapareciera en escena pública luego de dos años de silencio y se manifestara a favor de que el peronismo se midiera en las Paso, fue el ex gobernador Daniel Scioli quien coincidió con esta postura.

“El mecanismo interno previsto es el de las Paso, que es necesario particularmente en nuestro espacio político, para que sea el voto democrático el que defina las candidaturas”, afirmó Scioli.

Las declaraciones de Scioli toman forma, especialmente tras la reaparición en la escena política del ex ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien en los últimos dos años se mantuvo en silencio bajo un espectro de duda y especulación sobre su posible candidatura.

Días atrás, Randazzo se reunió con dirigentes del PJ bonaerense, a quienes les dio la plena seguridad de que jugará en las legislativas de este año.

“El Flaco” se mostró receptivo hacia sectores que por ahora no lo acompañan, y habló de la necesidad de ir a una interna para “fortalecer al peronismo”. En ese sentido, aclaró que competirá con quien sea en las primarias: “Si es contra Scioli será con Scioli y si es contra Cristina será con Cristina”, dijo el dirigente de Chivilcoy.

Para calmar las aguas, este miércoles, se preveía una reunión entre Randazzo y el hijo de la ex presidenta, Máximo Kirchner. Sin embargo, desde el entorno del ex ministro del Interior negaron que fueran a reunirse. No obstante, desde el sector cristinista aseguraron que el encuentro se realizaría e, inclusive, que el chivilcoyano se comunicó con más de un intendente K para acercar posturas. Finalmente, y porque el encuentro se filtró a la prensa, decidieron postergarlo.

Máximo y Florencio mantendrían un encuentro privado para limar asperezas e intentar acercar posiciones para lograr una sola lista en las próximas elecciones legislativas.

Cabe recordar que, este martes, Florencio Randazzo presentó en la Justicia electoral los avales correspondientes para asegurarse poder competir.

“Una lista única no es unidad, es un acuerdo dirigencial”, dijo el jefe de campaña de Randazzo, Alberto Fernández tras la presentación de los avales. No obstante, en el kirchnerismo no se dan por vencidos, y quieren que el Frente para la Victoria llegue a las primarias sin fracturas internas plasmadas en dos o más listas. Las experiencias de peleas internas tuvieron un saldo importante allá por diciembre de 2015.

Mientras tanto, Cristina Fernández recibió en su casa a Daniel Scioli, con quien mantuvo una charla a solas. La ex mandataria le marcó el terreno y exigió que no haya internas en el PJ de Buenos Aires.

La ex presidenta dijo a su círculo más cercano “que no desea confrontar a un ex ministro de su gestión”, claramente refiriéndose a Florencio Randazzo. La ex presidenta transmitió su visión a los intendentes que la visitaron en el Instituto Patria, a quienes le dijo: “una interna en el peronismo le será funcional a Mauricio Macri”.

El grupo de los “leales”, es decir los intendentes que se reunieron con Cristina, barajan dos posibilidades: avanzar con una negociación con Randazzo para buscar una lista de unidad o armar un dispositivo para no dejarlo participar de las Paso del Frente Para la Victoria.

“Ningún partido hace primarias: ni Cambiemos, ni Massa, ni la izquierda”, plantean los referentes cercanos a Cristina, y repiten el argumento de la ex presidenta respecto a los perjuicios de ir con más de una boleta a las Paso de agosto próximo.

El hijo de la ex presidenta empezó las gestiones para volver a juntar los pedazos de la unidad, un proceso en el que Insaurralde es un actor de peso. En Moreno, hubo otra juntada: Walter Festa fue el anfitrión de un encuentro de intendentes de la Primera Sección.

Máximo Kirchner e Insaurralde volvieron a verse luego del desplante de hace diez días en el Suterh -cuando varios intendentes se negaron a reunirse con Amado Boudou, Luis D’Elía y Gabriel Mariotto- que tensó las relaciones entre los intendentes y La Cámpora. Máximo e Insaurralde, coinciden en la conveniencia de agrupar a todos los sectores en una sola lista, incluyendo a Randazzo.

Sin embargo, el ex ministro se resiste. “No es que tenemos que hacer una interna, las primarias van a estar, las urnas van a estar, ¿por qué no las usamos para fortalecer al peronismo?”, dice el dirigente que se anotó como candidato a senador.

“Confiamos en que Florencio, que es un dirigente racional, va a aceptar avanzar en un esquema de unidad”, confió una de las figuras que se reunió con Cristina.

Por el momento, una unidad del PJ se muestra lejana. Mientras sus contrincantes miden fuerzas, Randazzo sabe aparecer como una ficha clave, dividiendo aguas, como el chico rebelde, la revelación del PJ. Desde el entorno de Florencio, dicen que las listas randazzistas serán “un arma para poder incluir, porque mucha gente va a quedar afuera del kirchnerismo y encontrará un lugar donde cobijarse”. Desde el FPV más duro dicen que el ex mandatario es alfil a cambiemos. Así y todo, las pujas se recrudecen, las declaraciones se entrecruzan, el oficialismo se fortalece, los egos crecen a puertas abiertas; mientras tanto el proyecto podría volver a quedar manco.
Fuente: aimdigital.com.ar

You May Also Like