Roma: hoy se vota el documento final en el sínodo

Después de tres semanas de debates, hoy será el día de la verdad. Los 270 padres sinodales de todo el mundo reunidos en el Vaticano deberán votar, párrafo por párrafo, el documento final del sínodo sobre la familia, que le será luego entregado al Papa, quien deberá decidir qué hacer sobre diversas situaciones pastorales “difíciles”.Roma

Mientras que es claro que no habrá cambios de doctrina ayer, por segundo día consecutivo, en la conferencia de prensa cotidiana en el Vaticano hicieron entender que el documento no tendrá grandes novedades pastorales, pero dejará las puertas abiertas para que el Papa se pronuncie más adelante.

“Si esperamos soluciones milagrosos a los problemas de la familias quedaremos decepcionados”, dijo el cardenal canadiense Gerard Lacroix, arzobispo de Quebec, que volvió a recodar que el documento final que será sometido a votación no es “un texto legislativo”. “Lo que hacemos es presentarle al sucesor de Pedro nuestras reflexiones y él nos ayudará a seguir adelante”, explicó.

Después de haber recibido anteanoche un primer borrador del informe final, ayer los padres sinodales se reunieron para discutirlo y presentar objeciones y enmiendas. Y, según trascendió, hubo de nuevo fuertes discusiones sobre algunos puntos delicados, como el de la readmisión a la eucaristía de los divorciados vueltos a casar. Como es sabido, un bloque conservador no quiere saber nada, mientras que otro propone que haya una solución, caso por caso, luego de un camino de reconciliación.

Al respecto, el nuevo punto de discusión habría sido el “foro interno” o el valor de la conciencia de las personas, identificada por el grupo linguístico alemán como la clave para que, junto a un sacerdote y a través de la confesión, los divorciados vueltos a casar puedan comulgar.

El cardenal ghanés Peter Turckson, intentó minimizar el contraste. “No hay bloques, pero como hay padres sinodales de lo cinco continentes, sí hay enfoques diversos”, dijo. La cuestión de la comunión a los divorciados vueltos a casar, por ejemplo, es un tema que no preocupa en África, donde sí es un problema la poligamia.

“Si hay ideas diversas, es una gran riqueza y no significa que haya oposiciones”, apuntó el obispo belga Lucas Van Looy. Hablando del documento final en general -que debe ser aprobado por una mayoría de dos tercios, así como, cada párrafo- y de su experiencia sinodal, Van Looy aseguró que las tres palabras esenciales eran tres: “escucha, acompañamiento, integración”. Y se manifestó esperanzado de que el sínodo pueda significar el comienzo de una nueva etapa para la Iglesia católica.

“Si ésta es la Iglesia del sínodo, es el fin de la Iglesia que juzga. Es una Iglesia que acoge, escucha y acompaña y habla con claridad”, dijo. “Si fuera esto la Iglesia, deberíamos tener una Iglesia de la ternura. Y podría ser el inicio de una Iglesia nueva”, agregó.

En medio de un clima de gran expectativa, en la misa matutina en la capilla de Santa Marta Francisco volvió a dejar en claro su visión. “Los tiempos cambian y los cristianos tenemos que cambiar continuamente”, dijo.
Fuente:elliberal.com.ar

You May Also Like