Rosario se prepara para enfrentar el pico máximo del fenómeno de El Niño

El fenómeno de El Niño podría causar, en los próximos meses, más de 130.000 evacuados y seis millones de hectáreas inundadas por la continua crecida de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay. Así lo confirma un estudio realizado por la Secretaría de Protección Civil y Abordaje Integral de Catástofres del Ministerio de Seguridad de la Nación. El Niño

Las principales provincias afectadas serían Formosa, Chaco, Santa Fe, Buenos Aires, Corrientes y Entre Ríos. Así, Rosario se prepara para enfrentarse a un panorama sin precedentes en marzo y abril, los meses en los que, además, se registran las mayores lluvias anuales.

Desde la Dirección Nacional de Análisis de Riesgo presentaron un informe ante el Sistema Federal de Emergencias (Sifem), integrado por unos 50 organismos federales, entre los cuales se encuentran ministerios, instituciones de seguridad, Fuerzas Armadas e institutos técnicos y científicos. Se acordó realizar una reunión en la que se determinó que habrá un fondo de 250 millones de pesos para asistir a las provincias durante la atención de las emergencias que ocasione el paso del fenómeno; sin embargo este presupuesto no será dispuesto para posibles reconstrucciones. El fenómeno de El Niño que sucede por estos días es, según este informe, “uno de los tres más fuertes en los últimos 50 años, comparable a los ocurridos en 1983 y 1998. Se prevé que nuestro territorio se vea afectado hasta julio de 2016, con un pico máximo entre marzo y abril”.

La afectación de la Cuenca del Plata (de donde sale el 60% del PBI del país) llevó a trabajar mancomunadamente a distintos organismos nacionales, entre los que se pueden resaltar el Instituto Nacional del Agua, el Servicio Meteorológico Nacional y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria; además de entidades de distintas provincias, municipios y ministerios para lograr disminuir el riesgo.

La ciudad se encuentra en la zona en conflicto por el informe elaborado. El subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, aseguró que “desde el año pasado está presente el fenómeno” y que desde el principio de 2015 “se formó en el Centro de Operaciones de Emergencias (Coe) con todas las áreas operativas de la Municipalidad. En él se diseñó un plan de acción para mitigar los efectos del fenómeno”. Resaltó que esta edición de El Niño forma parte de una de las peores de la historia, junto con las que se desarrollaron en los períodos 1973/1974, 1983/1984 y 1997/1998, y que eso “se sabía”.

Mucha lluvia. Revisando el informe, Ratner dijo que el fenómeno que se menciona ya se encuentra desde el año pasado azotando a la región. “Los problemas vienen porque llueven grandes cantidades en cortos períodos”, analizó, y aseguró que las alarmas pueden llegar a prenderse porque “marzo y abril son meses con altos promedios de lluvias. Lo normal son 100 milímetros por mes, mientras que en marzo siempre se producen 110 o 120 milímetros. Es un mes lluvioso y, con El Niño, peor”. Este accionar del clima es provocado por el calentamiento de agua del océano Pacífico.

Además agregó: “Se identificaron los puntos vulnerables de la ciudad, y se designó un punto de referencia en cada uno de los distritos. Por lo general, estos espacios de información funcionan en centros de convivencia barrial o en los centros de salud. Casa por casa, en estas zonas, se fue avisando del advenimiento de El Niño”, recalcó. Y consideró al barrio El Mangrullo como la más vulnerable, aunque alertó que la abundante caída de agua hace que otras zonas de la ciudad también sientan las consecuencias de las tormentas. “Venimos monitoreando los pronósticos por la crecida del río para trabajar en todos los territorios”, sostuvo.

La provincia, en el foco. Si bien el mapa de afectaciones tiene a Santa Fe en la mira, Rosario no se sitúa como zona de alto riesgo. Ante esto, el director de Protección Civil de Santa Fe, Marcos Escajadillo, recalcó que si bien el informe salió a la luz en las últimas horas, “desde septiembre venimos trabajando con la provincia, desde que la Organización Meteorológica Mundial avisó que iba a estar el fenómeno en esta parte del país”. Aclaró que la provincia se encuentra en situación de emergencia hídrica desde septiembre y recordó: “Fueron destinados 28 millones de pesos para los daños. Se han realizados limpieza de canales, recambio de alcantarillas; esto se ha ido incorporando a medida que el Ministerio de Infraestructura así lo determinaba”.

Algo en lo que hace hincapié Escajadillo es en la comunicación como fuerte dispositivo de prevención: “Cuando hay alerta meteorológica todos tenemos que trabajar, incluso el ciudadano. Las lluvias son cada vez más fuertes, y los vientos más intensos”. “Es por eso que deben tomar sus previsiones: no salir a la calle, evitar trabajar en la parte eléctrica, y es importante suspender actividades deportivas si hay tormenta eléctrica”, enfatizó.

En cualquier lugar. La importancia del informe presentado por el Ministerio de Seguridad de la Nación hace foco en las localidades que se sitúan en las costas de algunos de los ríos antes mencionados. Sin embargo, el funcionario resalta que se trabaja con “todas las localidades de la provincia, con sus respectivos intendentes o jefes comunales. Los peligros pueden presentarse en cualquier lugar de la provincia, como sucedió con la fuerte tormenta en Rufino”, a la vez que recordó que también hubo temporales importantes en Rafaela. También rememoró “la cola de tornado que pasó por Carlos Pellegrini, con vientos superiores a 140 kilómetros por hora que trajeron destrozos y voladuras de techos”.

Parte del plan. Escajadillo afirmó que forman parte del Sifem y también contó que “la segunda reunión que tuvo el Gabinete de Emergencia (que se encuentra dentro del Sistema Federal de Emergencias) fue en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, en la ciudad de Santa Fe. De ella formaron parte distintos ministros de la Nación y otros de distintas provincias afectadas por el fenómeno de El Niño”.

Con respecto al fondo de 250 millones de pesos destinado a posibles casos de emergencia, detalló que “cada provincia ha elaborado un formulario con pedidos, fundamentado en base a sus realidades y las zonas por donde pasa el fenómeno. El que corresponde a la provincia ya fue presentado a Nación para cubrir cualquier necesidad”. Sobre qué cosas se pidieron, el funcionario remarcó: “Se solicitaronn bombas de distinto caudal para sacar agua de lugares afectados, además de grupos electrógenos, chapas (ante la posibilidad de voladuras de techos), colchones y nylon”.
Fuente: lacapital.com.ar

You May Also Like