Rousseff alista medidas de reconciliación social

La jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, sigue batallando para evitar su destitución y ayer se reunió con sus asesores para analizar unas medidas de carácter social que podría anunciar hoy, durante el Día de los Trabajadores, con el fin de reconquistar el apoyo de la izquierda.

Las posibilidades de Rousseff de mantenerse a flote cada vez son menores y en las últimas semanas la Presidenta le hizo varios guiños a los movimientos sociales y sindicatos para recuperar su respaldo, el cual se debilitó en medio de una serie de propuestas de ajuste fiscal lanzadas por la Mandataria en el último año.

Mientras Rousseff busca una nueva aproximación a las bases, su vicepresidente y ahora adversario político, Michel Temer, hilvana a contrarreloj las piezas de su eventual Gobierno.

Temer, primero en la línea de sucesión, comenzó a conformar su tablero político y distribuye cargos entre bastidores, algunos de los cuales ya se dan por sentenciados, como el del ex presidente del Banco Central Henrique Meirelles, como ministro de Hacienda.

El vicepresidente, de 75 años, también tantea la presencia en su eventual Ejecutivo de algunos ex ministros de Rousseff, como Eliseu Padilha o Wellington Moreira Franco.

Temer trabaja para definir las líneas maestras de su posible programa gubernamental, que, según un documento obtenido por el diario O Globo titulado la “Travesía social”, prevé la privatización o concesión “de todo lo que sea posible”.

No obstante, en caso de que se concrete, se encontrará con la oposición de los movimientos sociales, que ya expresaron abiertamente su rechazo a una eventual gestión del Vicepresidente y advirtieron que “resistirán” en las calles.

Comienza proceso contra Presidente del Senado

La Corte Suprema de Brasil abrió una nueva investigación contra el presidente del Senado, Renan Calheiros, para esclarecer si el político participó en una trama de “ventas” de medidas provisionales en el Congreso, informaron ayer fuentes judiciales al diario O Globo.

El inicio de la investigación fue ordenado por la magistrada Cármen Lúcia, que también abrió un proceso contra el senador Romero Jucá, presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y uno de los hombres más cercanos al vicepresidente Michel Temer.

Calheiros y Jucá, ambos del PMDB, ya eran investigados por la máxima corte del país en el marco de la “Lava Jato”, como se conoce a la operación que indaga sobre la gigantesca trama de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

En el nuevo proceso, la Corte Suprema inquiere ahora si Calheiros y Jucá recibieron sobornos para conseguir la aprobación de enmiendas que beneficiaban al sector del automóvil.
Fuente: correodelsur.com

You May Also Like