Rugby social en los barrios: una escuela de valores e inclusión

Una revolución ovalada viene creciendo en los barrios de Rosario. Allí donde el fútbol es amo y señor, donde apellidos como Messi, Di María o Banega son referencias ineludibles, hay otro deporte que hace fuerza por meterse en el corazón de los pibes y, al mismo tiempo, impregnarles valores de compañerismo, solidaridad y responsabilidad.
El rugby da pelea por sacarse el mote de deporte de élite y talla fuerte en varias zonas de Rosario con una fuerte apuesta por lo inclusivo. Todo esto sucede a partir de una iniciativa conjunta entre la Municipalidad de Rosario y la ONG Botines Solidarios, quienes vienen llevando adelante el programa de Rugby Social, donde el deporte es también un vehículo de formación, educación e inclusión social. Así, esas barreras imaginarias, pero fuertemente instaladas, que separan a los chicos según el barrio o el lado de la avenida en el que nacieron y crecieron, empiezan a romperse.

Con el rugby social, chicos de Las Flores, Tablada, Grandoli, Saladillo o Mangrullo aprendieron a tirar para el mismo lado y a comprender que el trabajo en equipo es lo mejor para todos. Pero también se fortalecen los vínculos familiares y, por sobre todas las cosas, los jóvenes que lo practican adquieren una autoestima que les inyecta sueños y proyectos personales.

La cara visible del proyecto es el ex medio scrum de plaza Jewell, Leandro Lobrauco, quien a lo largo de su dilatada carrera pasó por todos los seleccionados nacionales: Pumitas M19 y M21, Seven, seleccionado Universitario y Los Pumas, consagrándose campeón mundial de menores de 19 años en 1993 en Lille, Francia, y en el seven de Toulon, en lo que fue la primera vez que un equipo argentino ganaba una etapa del incipiente circuito internacional.

Fuente: rosarinoticias.com

You May Also Like