Salvó a su pequeño hijo tras nadar 570 metros en un canal entubado

Un padre sanjuanino se convirtió en héroe al lanzarse dentro de un canal entubado para rescatar a su hijo de cuatro años y nadar en la oscuridad más de 500 metros. “Pensaba que se me iba mi vida. Si no salía con él, yo no salía de ahí”.

Así lo relató Claudio Flores, papá de Bastian, una vez rodeado por sus vecinos que festejaban el desenlace feliz.

Pero la aventura, o el rescate, encerró un serio riego.

En plena oscuridad y con el agua corriendo con fuerza, el hombre recorrió 570 metros por el canal. Unos diez minutos después, logró rescatar al pequeño.

Sucedió el martes por la noche la esquina de Circunvalación y Conector Sur, en San Juan. Es una zona con carros que venden comida rápida. Por eso, en el lugar había mucha gente y varios niños. La familia asegura que el agujero donde cayó Bastian no tenía tapa.

“Mi hijo se tropezó y cayó al pozo del agua. Sin pensarlo miré, vi que era algo grave y me largué detrás. Creo que si me demoro un segundo más se me iba mi hijo. Fue algo terrible, el agua hasta a mí me llevaba”, contó Claudio ayer a un canal de cable.

Afuera los esperaba Celina, la mamá del pequeño. Estaba junto a su otro hijo, de seis años, que no paraba de llorar. “Me quería morir, fue una desesperación. No sabía qué pasaba”, relató la mujer.

“Cuando me metí me dejé llevar por el agua, que corría fuertísimo”, dijo Claudio. “Me acordaba que me enseñaron a inflar los pulmones para flotar y eso hacía, no quería tocar el suelo con el cuerpo e iba derechito, acostado, para no frenarme y llegar a mi bebé”.

“Yo le decía que me esperara que iba a ayudarlo y que no dejara de hablarme. Le decía: «Bastian» y el me decía: «Papi, papi…». Al principio lo escuchaba lejos, pero luego cada vez su voz se acercaba más y más. Hasta que en un momento lo toqué con el pie y como pude lo tomé con una de mis manos”, relató.

“Me puse de pie y no dejaba de abrazar a mi hijo”, siguió el padre. “El agua iba tan rápido que me hacía temblar las piernas y yo trataba de mantenerme fuerte porque tenía la sensación que detrás de mí iba a venir mi señora a buscarnos. Rogaba que ella no se hubiera tirado como lo hice yo para buscarnos, porque fue horrible. Es mi hijo y aunque todos dicen que lo que hice es heroico, para mí no fue nada. Doy mi vida por él. Si no salía con él, no salía de ahí. Iba a ir hasta el fin del mundo buscándolo”.

La madre de Bastian se quedó en la superficie, no se arrojó. Pero estaba desesperada. “Yo veía que mucha gente se acercaba y nadie se tiraba -contó- hasta que Claudio se largó. Me estuve por meter, cuando él me empujó y se metió. Lo único que hacía era pedirle a Dios que me lo dejara”.

Según ilustró el padre, con un brazo Claudio agarró a su hijo. Con el otro -que todavía exhibía magullores- el hombre trató de frenarse de la fuerza del agua, tomándose de las paredes. Vio una luz de otra boca de salida, en la calle España, y se dirigió hacia ella. Estaba a más de 500 metros de distancia del lugar donde cayeron. Empezó a gritar y le abrieron la tapa.

“Papi, vos tenés súper fuerza”, le dijo Bastian a su papá durante una entrevista con medios de comunicación locales. Pero Claudio asegura que su hijo- que apenas mostraba un corte en la cara- fue el más valiente. “En ningún momento mostró debilidad, ni lloró. Me hablaba como si supiera que de esa forma yo lo iba a alcanzar. Fue muy valiente. Incluso, cuando lo atendieron en el hospital se mostró entero”.

Según las opiniones de vecinos y allegados, cierta negligencia ocasionó el accidente. Trabajadores de la zona aseguraron que algunas bocas del canal están tapadas, pero que esa, donde cayó el niño, hace mucho tiempo que estaba destapada.

Algunos detallaron que hacía al menos tres años que estaba sin la tapa, que es un bloque de hormigón. Por su parte, desde la Dirección de Hidráulica se defendieron diciendo que ellos mantienen las bocas tapadas pero que por lo general es la gente quien las abre.
Fuente: unosantafe.com.ar

You May Also Like

Deja un comentario