Siendo menos, Boca arruinó a River y al resto del campeonato: 2-1

Y Boca no tiene contra. Ni siquiera su archirrival River, que lastimado duramente por la eliminación de la Copa quería desquite justo este domingo. El xeneize no fue mejor hoy, sin duda hizo menos. Pero le ganó 2-1 con dos golazos, en un partido con todos los condimentos, y viaja cada vez más adelante en la ruta del título, aunque falte tanto.

Era un superclásico, el 200 de la historia, que el técnico Marcelo Gallardo había marcado “para lavar el alma”. Así salió su equipo a ganar, y dominó claramente al arranque, aunque sin mucho peligro. Es más, la primera seria fue del visitante, cuando Lux quitó justo a Darío Benedetto y en la siguiente le sacó por arriba a Cardona. Retomó River pero tibiamente, salvo aquel disparo del “Pity” Martínez, lo mejor en el primer tiempo, que tras caño remató y el rebote fue al córner. O cuando rato más tarde Ariel Rojas hizo lucir a Rossi, una de las figuras de la bella tarde de Núñez, que desvió muy bien.

Pero Boca tiene un plus, bien de campeón futuro: golpear en el momento menos esperado. Minuto 39, rebote, Cardona se dispuso a tirar y “Nacho” Fernández, sin oficio para marcar, le dio un planchazo casi al pecho. Expulsión del creativo, River con uno menos. Y tiro libre para la visita. Que ejecutó genialmente el colombiano con un derechazo para clavarla en el arco de Lux, que además se llevó tarjeta amarilla por una protesta tonta por la roja. Los nervios del local se hicieron evidentes, no sólo en el juego, sino en su comportamiento: apenas Pitana silbó el final de la primera parte le fueron a reclamar lo irreclamable.

El ingreso del uruguayo De la Cruz, uno de tantos orientales del súper, lanzó a River hacia Rossi. Y fue todo de la banda, con el arquero ex Chacarita tapando soberbio mano a mano a Scocco, que luego desvió por poco. Y a los 17, otro aliciente para los de Gallardo: Cardona fue a disputar una pelota y según Pitana, muy errático en toda la tarde, le dio un codazo que no se percibió en la TV pero que el árbitro mundialista penó con roja. Diez contra diez, la hinchada local empujó a su equippo, que sólo con ese brío justificó el empate que vino a los 24, cuando tras una combinación y un rebote la pelota le cayó a Ponzio, que sacudió lindo tiro de afuera para clavar el 1-1.

Boca, más preocupado por defender, por contratacar, no se cayó. Porque como en el primer tiempo tuvo su plus de campeón. Sólo tres más tarde, Pablo Pérez (otra vez amonestado pero de gran labor) mandó centro preciso y el uruguayo Nahitan Nández apareció por el segundo palo y de bella volea desniveló.

Otra vez a remontar para River, pero esta vez no jugó bien, casi no llegó salvo arranques aislados bien controlados por una gran tarea de la zaga boquense. Sólo contó otra polémica, cuando instantes después del gol de Nández, Scocco marcó la igualdad pero fue anulada por salida del balón antes del centro, lo que luego se demostraría que no fue.

Encima, el xeneize tuvo la chance de aumentar, pero cada contra la desperdició, primero Fabra fue trabado cuando iba a definir y sobre el cierre remató afuera de gran posición. Mientras tanto, todo lo del descorazonado dueño de casa fue un cabezazo de Scocco desviado.

Y el final golpeó a uno y afianzó a otro. River cayó estrepitosamente, aún haciendo más por su necesitado éxito. Pero cuando la racha es negra, es negra. Errores propios y aciertos ajenos lo enviaron a este momento de caída, que no puede tapar todo lo bueno del ciclo Gallardo. Pero que ciertamente es tristeza completa.

En cambio, Boca es la cara de la felicidad, de la perfección, de la alegría, de la buena. Ocho triunfos en ocho partidos, aunque hoy no fue brillante ni mucho menos. Juego, goles, contundencia, buena defensa, y cuando no hay nada de eso, ese plus que marcó otro triunfo indeleble para su historia de alegrías superclásicas, arruinando a River con todas las luces. Y, de paso, al sacar tamaña ventaja, arruinó (aunque sea por ahora) al resto del campeonato. Un verdadero líder.

FICHA DEL PARTIDO

Superliga de Primera División 2017/18, fecha 8

Domingo 5 de noviembre de 2017

River Plate 1-2 Boca Juniors

Goles: Cardona 42´ (BJ), Ponzio 69´ (RP), Nández 72´ (BJ).

Estadio: Monumental (Núñez, Ciudad de Buenos Aires).

Arbitro: Néstor Pitana.

RIV: Lux; Montiel, Maidana, Pinola, Casco; Ignacio Fernández, Ponzio, Ariel Rojas, Enzo Pérez, Gonzalo Martínez; Scocco. DT. Marcelo Gallardo.

BOC: Rossi; Jara, Goltz, Magallán, Fabra; Nández, Barrios, Pablo Pérez; Pavón, Benedetto y Cardona. DT. Guillermo Barros Schelotto.

Cambios: 46´De la Cruz por Ariel Rojas (RP), 63´ Auzqui por Maidana (RP), 82´ Borré por Enzo Pérez (RP), 82´ Peruzzi por Jara (BJ), 86´ Oscar Benítez por Benedetto (BJ) y 90´ Walter Bou por Pavón (BJ).

Expulsados: 39´Ignacio Fernández (RP), 62´ Cardona (BJ).
Fuente: tribunero.com

You May Also Like