Trump y Clinton siguen imparables en primarias en EE. UU.

El magnate Donald Trump y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton confirmaron este martes su condición de favoritos con expresivos resultados en las primarias en Mississippi y Michigan, de cara a las presidenciales de noviembre en Estados Unidos.trump

En la jornada, Trump se alzó con una cómoda victoria en esos dos estados, y de esa forma suma 14 victorias en 22 consultas realizadas por el partido Republicano. Este martes, los republicanos también realizan una primaria en el estado de Idaho y un caucus (asambleas electorales) en Hawai.

Michigan, el estado del norte y bastión tradicional de la industria automovilística estadounidense, distribuye el mayor número de delegados para los dos partidos en esta jornada.

En tanto, Clinton logró una aplastante victoria en Mississippi sobre el senador Bernie Sanders, de acuerdo con proyecciones, aunque la disputa seguía voto a voto en Michigan este martes en la noche.

Aún una derrota apretada en Michigan garantiza a Clinton un buen número de delegados para seguir construyendo su favoritismo.

“Gracias, Mississippi”, publicó Trump en la red social Twitter, mensaje que Clinton, poco más tarde, repitió en su propia cuenta.

Los sondeos de boca de urna indican que en Mississippi Trump superó por unos 10 puntos porcentuales al senador ultraconservador Ted Cruz.

La gran sorpresa de la jornada del martes, sin embargo, fue el gobernador de Ohio, John Kasich, a quien los sondeos sitúan en tercer lugar en Mississippi y en un excelente segundo lugar en Michigan entre los republicanos.

En tanto, en los dos casos el senador Marco Rubio aparece con menos de 10% de los votos, un resultado desastroso para sus aspiraciones. Rubio ahora se juega su supervivencia en las primarias de Florida, la próxima semana.

En un acto público ante electores en Florida, Trump agradeció el voto en Mississippi y Michigan y aseguró que por el momento no está concentrado en atacar o responder a ataques por parte de sus adversarios demócratas, ya que tiene como prioridad mantener el paso en la disputa interna republicana.

“Pero vamos a vencer fácilmente esta elección, vamos a derrotar a Hillary Clinton”, dijo Trump, desatando una ovación.

En su discurso, Trump incluso se burló de las resistencias que su candidatura encuentra en la dirección del partido, y hasta afirmó que a pesar de financiar su campaña con su propio dinero, está gastando una fracción que sus adversarios.

El multimillonario de 69 años ganó hasta ahora 14 de las 22 primarias o caucus realizados y tiene el mayor número de delegados, una cuenta crucial para obtener la nominación republicana en la convención partidista de julio.
Disputa equilibrada en Michigan

En el campo demócrata, apoyada en la bien aceitada maquinaria partidaria Clinton parece encaminarse a una tranquila victoria en la interna demócrata.

Tanto los sondeos de boca de urna como los primeros resultados indican que la exsecretaria de Estado podría obtener en Mississippi algo en torno del 80% de los votos, un resultado verdaderamente consagrador.

Este buen desempeño de Clinton, sin embargo, era esperado en Mississippi por la influencia de una importante comunidad negra. En las primarias realizadas en los estados del sur de Estados Unidos hasta ahora Clinton había recibido hasta el 70% del voto de esa comunidad.

En tanto, en Michigan, los sondeos indicaban que Sanders había salido al frente de Clinton, en un estado que en la última década sufrió un impacto devastador con la desaceleración de actividad de la industria automovilística.

Este martes, al conocerse las proyecciones de su victoria en Mississippi, Clinton admitió que mantenía “diferencias” con Sanders, “pero esas diferencias empalidecen ante lo que está ocurriendo con los republicanos. Cuando parece que ya no puede estar peor, ellos encuentra una forma de empeorarlo”.

Por su parte, Sanders dijo que su campaña había tenido este martes “una noche fantástica en Michigan”, ya que mostró su poderío en un estado donde hasta la semana pasada los sondeos indicaban una victoria de Clinton por más de 20 puntos porcentuales.

Con relación la indefinición en Michigan, Sanders dijo que “más allá de los números se torna evidente que el número de los delegados será dividido”.

“Nuestra campaña, nuestro llamado a una revolución política en Estados Unidos, está fuerte, y francamente creo que las áreas donde somos más fuentes aún no realizaron primarias”, dijo el experimentado senador.
Fuente: crhoy.com

You May Also Like