Un cadáver camino a las urnas

No está certificado que sea Santiago Maldonado, aunque los indicios abonan esa hipótesis, la autopsia -que todavía no se hizo- develará la identidad del cadáver encontrado en el río Chubut y ofrecerá pistas que permitirán ir despejando la intriga que conmueve a gran parte de la sociedad argentina, que inquieta al Gobierno, a la clase política y carcome la conducta de la prensa dominada por buitres dispuestos a convertir cualquier cosa en noticia.

Si no es Maldonado, quizás baje el voltaje, pero subsistirá el problema de fondo, Maldonado continuará “desaparecido” y además habrá que identificar otro cuerpo no previsto en una escena caliente de la Patagonia. Como sea, hay un cadáver en el camino hacia las urnas, no es una buena señal para un país que pretende mostrarse civilizado.

El hallazgo del cuerpo, en el marco de la investigación del caso Maldonado, impactó fuertemente en la política nacional y tanto el gobierno de Cambiemos como la oposición anunciaron su decisión de suspender los actos de campaña en la recta final hacia las elecciones legislativas de medio turno que se harán el domingo venidero.

Según marca el cronograma oficial, hoy es el último día para proselitismo, el tradicional cierre de campaña que los candidatos y las alianzas aprovechan para bajar el discurso final y hacer una demostración de fortaleza. Todos, desde el presidente Mauricio Macri hasta el candidato más humilde, tenían preparado algún acto o actividad y los levantaron. Suspendieron en todas partes, menos en Corrientes.

Anoche, al cierre de esta edición, el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, participaba junto con Ricardo Colombi y compañía de un acto en la localidad de Ituzaingó, allí se vota a intendente el domingo junto con las legislativas nacionales. Independientemente del desprejuicio correntino, en Buenos Aires y las principales capitales del país habrá un cierre electoral atípico y no es para menos.

Hasta donde alcanza la memoria no asoman registros, en la política contemporánea, al menos desde el retorno a la democracia en el año 1983, de un cierre de campaña mudo. No obstante hay que señalar que salvo los que están comprometidos u obligados con el proselitismo, el grueso de la ciudadanía muy posiblemente no lo lamentará, el petardeo sin propuestas ha superado niveles de tolerancia. ¿Levantaron la campaña, por respeto o por seguridad?

Como sea, hoy en vez de actos de campaña habrá una marcha hacia la Plaza de Mayo, que promete ser multitudinaria, para pedir Justicia. El hecho ocurrido en el Sur argentino hace más de dos meses habla por sí solo de la gravedad de la situación que salpica a las instituciones y muy puntualmente al Poder Ejecutivo.

El caso Maldonado se inscribe en la desaparición forzada de personas. Fue durante un operativo de represión de la Gendarmería a una comunidad mapuche. Durante este tiempo se hicieron tres rastrillajes en la zona donde ahora se halló el cadáver, pero ninguno aportó datos concretos.

El primero se hizo el 16 de agosto, el segundo se efectuó el 8 de septiembre y el tercero se llevó a cabo el 18 de septiembre. Es extraño, movilizaron casi mil efectivos, buzos tácticos, perros, helicópteros, drones sin ningún resultado, sin embargo el cuerpo NN apareció donde indicaban los testigos desde el primer día.

Muy extraño. La familia de Maldonado se ocupó de resaltar este detalle y no arriesgó certificación sobre la identidad. Además, pidió a la prensa respeto ante el dolor. Ayer se filtraron fotos del cadáver hallado en el río Chubut, se viralizaron en las redes sociales y algunos diarios los subieron a sus páginas con impudicia. Argentina está lejos de la normalidad. La Justicia tardó 77 días en encontrar un cuerpo, el Presidente nunca habló del tema y los periodistas carroñean con el dolor ajeno. Es lógico que haya un cadáver frente a las urnas.
Fuente: nortecorrientes.com

You May Also Like

Deja un comentario